‘El covid sacudió mi vida y cambié mis prioridades’

‘El covid sacudió mi vida y cambié mis prioridades’

286
0
Compartir
Foto, internet

La actriz se sintió derrumbada, pero junto a su esposo Ariel Blanco, también infectado, convirtió días de pesadilla en aprendizaje.

Un verdadero infierno es el que vivieron la actriz de Mirada de Mujer, Margarita Gralia y su esposo Ariel Blanco, con quien lleva 46 años casada, luego de que en marzo pasado fueron hospitalizados en un reconocido hospital al sur de la Ciudad de México (CDMX), por resultar positivos de Covid-19.

Desde ese instante la vida de la artista, de 65 años, se convirtió en una pesadilla, estuvo internada 15 días, en los cuales tuvo que soportar dolores de cabeza, cansancio y falta de apetito. Eso sin contar con la angustia que le provocaba saber que su esposo estaba más grave que ella, en otra cama en el mismo hospital.

—Cómo se siente tras haber vencido el Covid-19?

Estamos bien mi esposo Ariel y yo, estamos bien gracias a Dios, recuperadísimos. Yo le digo a las personas que no deben bajar los brazos, deben seguir las instrucciones de los médicos.

Claro que se puede salir de esta, nosotros somos la prueba. Mi esposo estuvo bastante delicado, sin embargo salió bien.

Conozco gente, e incluso, familiares míos en Nueva York, en los Estados Unidos, que han estado mal y han salido adelante.

Claro que se puede salir de esta, nosotros somos la prueba.

—¿De qué forma se contagió?

Tenía un dolor de cabeza muy fuerte a la altura de los ojos y cansancio, a mi esposo le empezó a dar una falta de apetito y eso fue lo que detonó todo cuando estábamos en San Miguel de Allende.

El virus te cierra el apetito y te altera el sabor. Ya en la Ciudad de México, en dos días Ariel se fue para abajo, le hicieron una prueba de sangre, que salió como que tenía una infección importante que podía ser una neumonía y nos mandaron al hospital.

Llegamos y lo primero que nos hicieron fue sacarnos una tomografía y salimos positivos. El tema de la fiebre es relativo, porque de entrada el infectado puede no tener fiebre.

Sin embargo, cada vez se van agregando más sintomatologías, por ejemplo, una diarrea puede ser un síntoma, tos sola puede ser un factor o la falta de olfato… son muchos factores. Es muy importante que la gente no se auto medique.

De un instante para el otro la vida te sacude y las prioridades cambian.

—¿Fue un golpe saber que estaban infectados?

Algo inesperado que te derrumba en un principio, pero al mismo tiempo te hace reaccionar, nos encomendamos mucho a Dios porque somos creyentes, sinceramente fue un trago amargo. Nos pusimos en manos del médico, nos internaron…

—¿Cuál es tu mensaje?

La gente tiene que aprender a cuidarse. La gente debe entender que esto es una realidad, que el virus existe, nada de que es mentira, hay que aprender de esta experiencia.

Mi obligación es decirle a la gente que aprendan a cuidarse, yo sé que podemos salir adelante y es urgente que la gente tome conciencia para que podamos reactivar nuestra economía del país. Las medidas de cuidado son cotidianas, deben de extremarlas.

No vamos a poder reactivar la economía, no vamos a poder abrir las puertas al turismo, no vamos a poder abrir los restaurantes, los centros comerciales… si la gente no muestra mayor compromiso con su cuidado personal.