Muere La Loba por Covid-19

Muere La Loba por Covid-19

322
0
Compartir
Foto, internet

Tras nueve días de agonía, la otrora despiadada lideresa perdió la batalla con la muerte

TOLUCA, EDOMEX.- Tras permanecer nueve días hospitalizada y luchando por salvar su vida, María Eulalia Guadalupe Buendía Torres, La Loba, falleció la madrugada de ayer al sufrir un paro respiratorio, por Covid-19.

La Loba se encontraba internada desde el pasado 15 de mayo, en el hospital privado Centro Médico GIN de Toluca, a donde fue llevada enmedio de un dispositivo de seguridad desde el penal estatal de Santiaguito en Almoloya de Juárez, donde estaba recluida y purgaba una condena de 50 años de prisión.

La temida lideresa de invasores de predios se encontraba en una habitación del tercer piso del nosocomio; se estaba intubada y conectada a un respirador mecánico, pero siempre bajo fuerte resguardo policial.

Según reportes de los médicos, Guadalupe Buendia tenía Diabetes B, lo que complicó su situación y le provocó un paro respiratorio el sábado alrededor de las 11 de la noche, sin embargo, los médicos lograron mantenerla con vida hasta la madrugada de ayer, cuando tuvo un segundo paro respiratorio que le provocó la muerte.

La mujer se contagió de Covid- 19 en el penal de Santiaguito, pese que la autoridades penitenciarias habian negado que hubiera brote en ese lugar.

TAMBIÉN SU HIJO

Su hijo, Hugo Adelaido Herrera Buendía también presentó síntomas de Covid-19 y se encuentra internado en el mismo hospital desde el pasado 17 de mayo. Aún no se sabe qué pasará con los restos de la lideresa, aunque todo indica que serán cremados y regresados al penal para ser entregados a sus familiares.

NEGRO HISTORIAL

La Loba fue miembro activo del PRI que a sangre y fuego obtuvo mucho poder en Chimalhuacán, donde realizaba despojos de predios y con sus seguidores golpeaba y acosaba a todo aquel que se oponía a su deseos. Inclusive tenía enorme poder dentro del partido y políticos y gobernadores se le cuadraban.

El derrumbe de su imperio comenzó en en agosto del 2000, cuando con cientos de seguidores de su Organización de Pueblos y Colonias (OPC) intentó impedir que Jesús Tolentino Román de Antorcha Campesina llegará al poder, lo que generó un sangriento enfrentamiento en el que perdieron la vida nueve personas, lo que llevó al gobierno estatal a detenerla el 25 de agosto en un domicilio de Zinacantepec, junto con su esposo José Adelaido Herrera Delgado y su hijo Hugo Herrera Buedia. Con su muerte se pone punto final a una era de terror. unicipio mexiquense.