La ciudad que se nos fue: Auditorio Nacional 1ra parte

La ciudad que se nos fue: Auditorio Nacional 1ra parte

256
0
Compartir

Por: HOMERO DOPORTO M.

Para la Olimpiada celebrada en Londres en el año de 1948, el presidente de la República Mexicana, Miguel Alemán Valdés, no aceptaba que el equipo ecuestre que nos iba a representar compitiera en unos Juegos Olímpicos, ya que no se tenía un buen equipo, al contar con un caballo tuerto que no nos daba posibilidad de ganar alguna medalla.

Sin embargo, el General Humberto Mariles Cortés, sin tener el permiso viajó a Inglaterra convencido de competir con su caballo tuerto “Arete”. El general sorprendió al mundo y ganó medalla de bronce en la prueba de los tres días con los militares Campero, Chagoya y Solano y otra más en la prueba de las naciones. Mariles también, con su caballo tuerto, ganó el oro individual y el oro por equipos, logrando hasta nuestros días la máxima hazaña ecuestre en una Olimpiada.

Cuando regresó a México, la actitud de nuestro presidente fue diferente, lo llenó de elogios y decidió donar una parte del Campo Marte para construir una edificación techada que incluyera caballerizas y habitaciones para los caballerangos, el cual funcionaría como centro de entrenamiento para nuestro equipo ecuestre.

Pero… en ese año, hubo cambio de poderes y llegó a la presidencia de nuestro querido México, el señor Adolfo Ruiz Cortines, quien desde sus inicios canceló el proyecto y desde entonces México no gana medallas en competencias ecuestres olímpicas.