¡A toda madre!

¡A toda madre!

178
0
Compartir

EL AMÉRICA SE IMPONE A PUMAS EN LA ELIGA MX; SANTIAGO CÁSERES LE GANA LA PARTIDA A ALAN MOZO, Y SE ENFILA EN EL TORNEO VIRTUAL

Ciudad de México.- Richard Sánchez, siempre punzante, estuvo en el momento exacto para poner el 3-1 final en contra de Pumas. Clásico para el América en contra de los felinos, en el Estadio Olímpico Universitario México 68.

Fue festejo redondo para el crema, sobre todo hablando de que éste es un duelo muy pasional en el futbol mexicano. Santiago Cáseres, del lado milloneta; por el anfitrión, Alán Mozo; duelo vibrante, como en los llanos reales. eLIGA MX es lo de hoy y lo que hay.

Como en el fut real, el partido parecía uno bastante complicado, hablando de la rivalidad que tienen este par de cuadros capitalinos.

Poca tregua, llegadas con mucha ambición, pero pocas certezas, siempre los zagueros imponiendo condiciones. El monitor igual impaciente, pues las precauciones eran la constante.

Y, aunque al minuto cinco, Sebastián Córdova se plantó frente a Alfredo Saldívar, el arquero universitario, éste contuvo estoico, y la contra de Roger Martínez se fue desviada, síntoma del nerviosismo por el compromiso.

Y luego, otra vez el famoso Pollo, porque así le dicen al guardameta felino, se mandó un atajadón apenas exacto para este tipo de citas.

LLEGA EL INVITADO

Para el complemento, las acciones se abrieron, y el juego fue más emocionante, aunque con el faltante de la contundencia. Incluso, en la más clara hasta ese momento, Víctor Malcorra, el malquerido de la parcialidad unamita, voló su envío, y le siguió Nicolás Benedetti, quien se perdió otra del tipo, gracias a la gran barrida del zaguero Fernando Quintana.

Sin embargo, en un rato de inspiración, apareció precisamente quien le puso el antídoto diferente. Federico Viñas habilitó al experto en los controles, Giovani dos Santos, quien anidó el 0-1.

Sin embargo, el siempre voraz, Carlos González, se hizo de un centro para mandar un cabezazo que tuvo su dosis de drama para incrustarse. 1-1.

El vaivén estaba cantado, y en esa ruleta, El Chico Maraviñas le puso diferencia al electrónico. 1-2.

Y, para rematar, cuando Santi estaba más inspirado, vía Sánchez, puso cifras finales.