Es ingenio mexicano

Es ingenio mexicano

479
0
Compartir
Foto: Especial

SOBERANO, QUIEN SE DEDICA A HACER EQUIPOS DE LUCHA LIBRE Y MÁSCARAS, EN TIEMPOS DEL COVID-19 DECIDIÓ PRODUCIR CUBREBOCAS LUCHONES

Ciudad de México.- Se sienta frente a su máquina de coser y le da vuelo a las manos y a la imaginación. Hoy los escenarios son limitados, las opciones reducidas y las oportunidades mínimas.

En momentos en que nadie sabe qué esperar o qué va a pasar, si es que termina la maldita pandemia, como suele suceder en la nación azteca, una echada para adelante y muy picante, salen a la luz los personajes ingeniosos y que aprovechan incluso los instantes apremiantes.

El Coronavirus pegó con mucha fuerza en todo el globo, pero al estilo mexicano, hasta de una malaria se puede sacar provecho.

Soberano, luchador lagunero quien, agregado a su actividad arriba de los ensogados, le entra al diseño de equipos y máscaras, sin trabajo debido al parón en las Arenas, pues están detenidos los eventos masivos, lanzó una colección de cubrebocas dedicados precisamente al pancracio.

Un aditamento que cobró notoriedad e importancia, como protector contra el Covid-19, aunque algunos lanzan que los mismos no son tan eficaces, fue inspirador para el esteta, quien se basa en varios gladiadores mexicanos.

“Todo surgió por la necesidad de no tener trabajo, pues se cancelaron funciones de lucha libre, y por ende no hay trabajo de costura de máscaras. “En una ocasión fuimos a comprar unas telas para unos trajes y vimos que una señora llevaba unas telas para hacer cubrebocas, y mi esposa me comentó que porqué no los hacíamos también nosotros.

Se nos ocurrió meterles el personaje y hacerlos de materiales con los que normalmente trabajamos”, cuenta en entrevista con Grupo Cantón.

LA HECHURA Comparte que “diseñé un molde que se ajustara lo más que se pudiera a la cara, que fuera parecido a una máscara de lucha libre; lleva doble tela, las cuales están unidas con un pegamento, una cintilla de refuerzo, su elástico que se acomoda en la parte de los oídos, y el diseño original de cada personaje, a escala”.

AGRADECIDO

El confinamiento, que por lo menos se alargará otro mes, al oriundo de Torreón, Coahuila, antes de poder afectarle, como a varios de sus compañeros que tal vez sólo viven para y de su disciplina, le resultó en una gran oportunidad.

“Gracias a Dios nos tocó estar trabajando; al principio cuando inició esta contingencia del Covid, pues nos la pasábamos viendo nada más en las redes sociales qué podíamos vender de trajes de lucha, máscaras, réplicas, y la verdad no hubo nada, hasta que se nos ocurrió lo de los cubrebocas”.

UN HIT MUNDIAL

Respecto a la demanda que han tenido sus creaciones, cuenta que “están pidiendo bastantes, tenemos mensajes de Australia, de España; estamos fabricando para mandarlos a Estados Unidos, Canadá, y por supuesto para toda la República Mexicana, llámese desde Quintana Roo hasta Tijuana, todos no están pidiendo, hemos vendido mucho.

“Nos los compran los aficionados y la gente que quiere tener una mascarilla especial para tener algún recuerdo, creo que cualquier gente lo adquiere, coleccionistas, personas que lo ven como una opción para ponérselo a un niño, y que se le haga más cómodo portarlo”.