Los juegos del hambre

Los juegos del hambre

367
0
Compartir
FOTO: VICTORIA VALTIERRA/CUARTOSCURO.COM
Fabian Pasos

.- Es complicado entender lo que está sucediendo en el país con cambios sociales evidentes o algunos económicos que comenzarán a sentirse en los siguientes meses. Se habla de una depreciación de la moneda (que por cierto es evidente) e incluso de una posible recesión mínima que llegará a nuestra economía sin olvidarnos que el precio del crudo sigue a la baja y no es nada prometedor para el país.

Hoy le sigo agradeciendo a quien se le ocurrió la brillante idea de la “Ley de Austeridad” misma que apoyará a sanar diversos sectores del país activando de manera constante la microeconomía y continúe el flujo de dinero para no sentir los cambios que se avecinan.

Hace un mes te confirmé que sucederían cambios en la economía del país y por primera vez en la historia de todo el planeta el crudo se depreció en Estados Unidos a casi $-37 dólares el barril de crudo. La devaluación del crudo en Texas West fue del 300% en casi 12 horas.

¿Por qué conocer este dato? ¿En qué le beneficia o perjudica a México?

La exploración y la explotación del crudo le genera a México un gasto excesivo por costo de barril sumándole a ello que tienen que enfrentarse a precios que determinan de manera estricta la cotización de cada barril, sumándole a esto $7 dólares por cada barril por el servicio de la deuda. Pemex produce todos los días 1.7 millones de barriles de crudo y grábate que PEMEX es la petrolera más endeudada del mundo.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) juega con la economía y México paga las consecuencias de sus roces y esto es lo que está sucediendo en la actualidad.

El precio del petróleo cambiará de manera constante en estas semanas y hay que dejar en claro que esto no es culpa del gobierno en turno ni de AMLO, ni de Gatell. Esto tiene muchos más contrastes que te iré explicando de manera oportuna para que entiendas estos movimientos en la economía mundial que pueden o no golpear tu economía.