Aceptación en tiempos difíciles

Aceptación en tiempos difíciles

162
0
Compartir
FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM

PSIC DENISSE
G. SERVÍN
LÓPEZ
@centroliam@
gmail.com

REALIZAMOS MODIFICACIONES A NUESTRA RUTINA DIARIA

.- En estos días tuvimos que realizar modificaciones a nuestra rutina diaria y reafirmar hábitos para cuidar nuestra salud, nuestra economía y nuestro trabajo; nos llegan pensamientos como: “¿Hasta cuándo mi vida volverá a la normalidad? ¿Por qué mi vida ha cambiado radicalmente? ¿Por qué mis planes se truncan por esta situación?” son dudas en las que parece que nada saldrá bien.

Para transformar lo anterior, quiero explicarte que nuestra mente genera pensamientos de forma constante, es una máquina para realizar palabras, es muy hábil para preocuparse, comparar, juzgar, categorizar etc… Si quieres hacer algo distinto con tus pensamientos sin torturarte, lo primero es no considerarlos como una verdad absoluta pues tu mente solo intenta “solucionar” lo que cree que no va bien, busca protegerte, por lo cual, para no estar fusionados con ella (mente) puedes evaluar que tan cierto es ese pensamiento, por ejemplo, si el pensamiento es “¿Porque nada me sale bien? la forma de reestructurarlo es “no es que nada me salga bien, simplemente la situación de salud ha hecho que postergue mis planes y mis actividades para después”.

Si hacemos un análisis de esto, sonaba lógica la interrogante, sin embargo, la realidad es la que sucede fuera de tu mente, es decir, el problema de salud actual. Así sucede con la mayoría de nuestros pensamientos, llegamos a creer que son ciertos a costa de todo, pero no nos damos cuenta que debemos transformarlos a la realidad. Los seres humanos estamos condicionados a evitar lo que nos hace daño, incluso aparentar ante los demás que nuestras vidas van bien a pesar de todas las dificultades y pensamientos generados; pero el suprimir estos pensamientos negativos no te garantizan tener éxito a largo plazo pues solo disminuyen momentáneamente, pero reaparecen con mayor frecuencia lo que deriva en cuadros de ansiedad, estrés y ataques de pánico.

La clave es aceptar, eso no significa tolerar, no significa resignarse sin defendernos, va en el sentido de “estar dispuesto a”, abrirse al momento y también experimentar lo que viene, sea positivo o negativo.