Desafío Covid-19

Desafío Covid-19

304
0
Compartir

La empresa WWE decidió llevar a cabo este fin de semana su evento magno: Wrestlemania 36, pero sin público.

Ciudad de México.- La lucha libre es un deporte que combina folclor, alarido, irreverencia, calidez, emociones, liberación, escenarios fuera de sí, pero en tiempos del Coronavirus Covid-19, la apuesta será una diferente, una totalmente contraria a lo que es la naturaleza de un deporte que en realidad se convierte en un distractor universal.

Los escenarios deportivos del mundo hoy se encuentran en el abandono, sin la locura de un público que suele ser apasionado a ciertas banderas, colores, sabores o personajes, pero ante tanto silencio en este nicho, el pancracio gringo decidió aventurarse con su evento magno, aun sin la presencia del respetable.

La empresa WWE, que con sus capítulos y estilo logró robarse la atención de una gran parte del planeta que gusta de esta disciplina, optó por lanzar Wrestlemania 36, este fin de semana, pero sólo con los protagonistas, sólo con los que se suben al cuadrilátero a destilar lo mejor de su repertorio, o con quienes van a transmitir este hecho histórico. Serán dos días: sábado 4 y domingo 5 de abril, los anotados en el calendario para brindar una función que cumpla con los estándares de este match tan singular, para una afición ávida de grandes espectáculos.

Apegados a que las medidas sanitarias recomiendan evitar las aglomeraciones, luchadores, réferis y staff, en apenas número, serán los únicos que tomen parte del show, porque además la idea es demostrar que para entregar buenas luchas apenas se requiere de quienes dominan este arte.

Los costalazos en el vecino del norte recuperan el aliento y le dan vida a una función que se ha vuelto un clásico, y que será fuera de lo común, porque precisamente le brindará ese plus o toque distintivo de siempre. Y, aunque el manjar luchístico estaba programado para validarse en Tampa Bay, Florida, esto cambió de planes en las últimas semanas, por lo que ahora el público tendrá que conformarse con verlo desde casa, a partir de un suceso que tendrá como escenario el Performance Center (Orlando).