Sigue la tradición

Sigue la tradición

10556
0
Compartir
Foto, internet

EL ESTETA LAGUNERO REVELA QUE SU PADRE, BLUE PANTHER, NO QUERÍA QUE FUERA LUCHADOR, PERO ÉL SE AFERRÓ A SU SUEÑO

Ciudad de México.- Se habla de ovejas negras, de rebeldes sin causa, siempre apuntando a cumplir con ciertas metas y sueños, pues al final aquellos adjetivos anteponen el ir en contra de las bases, pero sin que ello tenga que ver con malos comportamientos.

De familia luchística, del norte, justo de Torreón, Coahuila, Black Panther, apegado a lo que supondría ser el personaje malo, comparte que aquello de seguir la tradición y alargar la dinastía fue un problema para su padre, Blue Panther, pues siempre se negó a que fuera parte del duro pancracio.

“Mi papá nunca quiso que fuéramos luchadores, mi mamá no tenía problema; mi padre en su momento no lo entendía, pero bueno, es algo a lo que no se podía negar, es de lo que estamos hechos”. Aquella cerrazón o tal vez protección derivó en tener que mentir, en tener que confeccionarse a escondidas, y cuenta Black que, para despistar al viejo, incluso tuvo que portar otro personaje, en lo que tal vez venía la palomita del jefe de casa.

“Cuando empecé lo hice a escondidas, duré como un año, hasta que un compañero me sacó, vio quién y era y vino y le dijo a mi papá; tuvimos una plática larga y extensa, a los tres o cuatro meses de aquella charla le dije a mi padre que me iría a vivir al DF, ‘si me quieres apoyar, adelante; y si no, también, quiero buscar mi sueño de ser luchador’, le dije, y a los Panther hijo aguarda su momento, espera su tiempo, pues sabe que esta carrera es de mantenerse seguro y sin volarse: “El personaje va creciendo como tiene que crecer, lleva un paso lento, pero firme, cada que la gente escucha el nombre, sabe del estilo”. dos días me regresó la llamada, me dijo que me apoyaría y que me iba a ayudar”. Silver fue el mote para despistar, pero ya con la bendición del Maestro Lagunero, el anonimato sería cosa del pasado, pues además el espaldarazo lo autenticó cediéndole la bandera, misma que evolucionó igual con el andar de las manecillas.

“Trabajé mucho tiempo con ese nombre, como año y meses, cuando mi papá se entera, me dijo: ‘Cámbiate el nombre, ponte Cachorro, así empecé yo, no tendrás problemas’, y así subí a luchar en la Plaza de Toros de Torreón.

“Debuté el 1 de enero de 2014 con ese nombre, duré nueve meses, en noviembre se nos hizo el cambio a Blue Panther Jr y The Panther, cuando llega eso, me gustó, estuvo bien, pero como al año y medio me hablaron de la oficina, qué si había algún problema de agregarle Black y entonces comenzó Black Panther, porque aparte toda la gente siempre lo pensó, por el blanco y negro, siempre nos decían Black y Blue, a mi hermano y a mí”. Surgió Black Panther por petición del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), y éste le vino como anillo al dedo, fue un traje hecho a su medida, pues además iba a tono con lo vivido. “Creo que soy la parte rebelde de mi padre, el que siempre va en contra de la corriente, esa parte siempre sale a flote en mis luchas, sale a flote en todo, y el personaje va conmigo a la perfección. Y como siempre lo he dicho, uno no busca el nombre, uno se puede poner el nombre que sea, pero cuando te llega el bueno, el que es para ti, lo disfrutas y así es ahora. “Creo que anduvo rondando en muchas plazas y lugares, pero nunca se le dio el realce. Podría haber un problema por la película, pero en México a la gente se le viene la máscara y no el filme, cuando se hace referencia a él”.