Él es mi pastor, nada me faltará

Él es mi pastor, nada me faltará

612
0
Compartir
FOTO: CRISANTA ESPINOSA AGUILAR /CUARTOSCURO.COM

EN ESTE MOMENTO MUCHOS HAN PERDIDO AL DIOS VERDADERO

.- En este momento de confusión muchos han perdido al Dios verdadero y se han acogido a dioses falsos, por lo que me pregunto ¿Cómo puede algo falso hacer algo por ti?, ¿cómo un trozo de leño te podrá salvar? o ¿cómo un ídolo que tiene ojos y no ve saldrá a tu encuentro? Estamos en un momento en que solo el Dios verdadero, el real, el que existe es el único que puede hacer algo por ti. Y ese Dios es el Padre de nuestro Señor Jesucristo. Cuando leemos los evangelios no encontramos a Jesús el Hijo único de Dios que no solo se hizo hombre y se encarnó en el seno de la Virgen María, y que vino a sanar a los hombres, el salió en medio de los caminos y curó a los ciegos, a los cojos, a los leprosos y resucitó a los muertos y cuando los mismos hombres lo rechazaron y lo crucificaron el mismo se levantó de la muerte para mostrarnos que él es único que puede devolverte no solo la salud, sino el único que te puede liberar de la muerte. En los momentos de miedo ante la enfermedad no podemos olvidar que el Señor, el único y verdadero es nuestro pastor y él es el único que nos puede llevar a las verdes praderas para descansar. Es quien puede restaurar nuestras almas pues, aunque caminemos por valles obscuros, no debemos temer, pues él está con nosotros. En este momento ante el temor, invoca el nombre del Señor, el nombre de Jesús y en el encierro de tu casa acude a él y háblale, invócalo encuéntralo. Toma las escrituras y en especial abre el evangelio, deja por un momento la televisión la computadora y tras leer, pasajes como el de San Marcos 1, 32, cierra los ojos y contempla.