Sugar, antes y después, de la cuarentena

Sugar, antes y después, de la cuarentena

811
0
Compartir
Foto: Especial
Raquel Bigorra

.- Antes de la cuarentena me fui al Teatro Insurgentes. Sabía que con la llegada del coronavirus se suspenderían teatros y todo tipo de espectáculos. No podía perderme Sugar. Así que me lancé con mi esposo y Michelle Vieth.
Mi Mich llevaba tiempo diciéndome que Arath de la Torre le decía que fuera a verlo. Arielito también me había invitado pero una anda de pata caliente y llevaba varios fines de semana que no nos quedábamos en la ciudad. Bueno, hasta Benito Castro me dijo: “Ven, que te va a gustar”.

No se equivocó mi Benito. Y no nada más nos gustó. Salimos encantados. En cuanto regrese todo a la normalidad, se que vamos a traer poca lana en el bolsillo pero vale la pena dar el tarjetazo, con tal de ver esta maravilla de Sugar. Lo vamos a necesitar al salir de la cuarentena. La producción, el ensamble, los números musicales, el texto, la trama, el teatro, todo es de primer nivel.
Las carcajadas de Michelle y mías, eran tan fuertes, que yo pensé que nos iban a sacar del teatro. Es que la mancuerna que hacen Arath y Ariel, es una locura. Se entienden perfecto y esa complicidad llega a las butacas. Los bailes, los musicales de cada uno, son una locura. Yo creo que me hice pipí en la escena donde Ariel, cómo “Dafne”, baila con Benito Castro. Hace unos movimientos de cabaretera mala, a la Ninón Sevilla, que es una delicia.

Tengo que decir que los dos están maravillosos. Salí pensando en cómo no les producen una serie juntos para la televisión. Ellos manejan un humor muy distinto y sin embargo armonizan muy bien.
Se les ve, además, agradecidos con la oportunidad. Y son actores jóvenes pero de muchos años de carrera y varias marquesinas. Esto es lo bonito.
Me confesó Arath que había audicionado muchísimas veces en el Insurgentes y no se quedaba con los papeles. “Cuando Gou me llamó para invitarme no me lo pude creer. Esto es un sueño para mí”, me confesó, Arath. Ariel me dijo que él quería trabajar con Arath de la Torre. “Yo lo llamé y le dije: ‘Amigo, si tú aceptas, yo también estoy adentro’”, que chulada. Se nota la amistad, cómo se entienden en el escenario además del talento y del arduo trabajo que hicieron de ensayos, aquí se nota el cariño entre los actores.
¡A gozar que el mundo se va a acabar! Con ganas de decirles, a guardarse que el mundo se va a acabar. Pero viendo las estadísticas de España, Italia y otros países, la vamos a pasar bien dura, pero esto va a pasar. No sé si será en un mes o 12 semanas, pero cuando salgamos de este coronavirus, yo me voy al Teatro Insurgentes, a disfrutar de estos grandes, otra vez. Ahí nos vemos después de la cuarentena. ¡Van a amar Sugar, el musical!