#UnDíaSinNosotras. No se sumaron todas las mujeres

#UnDíaSinNosotras. No se sumaron todas las mujeres

385
0
Compartir
FOTO: PEDRO ANZA/CUARTOSCURO.COM

Héctor García

 

Verónica Garnica Hernández y Doña Josefina Cruz Mayen, comparten algo en común, la dos tienen que trabajar, sino, no hay dinero para comprar los alimentos de todos los días.
La primera mantiene a dos menores de edad, la segunda es viuda y vive sola.

Ambas trabajan, una directa y la otra indirectamente en la ruta de transporte que tiene base en el Toreo y que recorre los municipios de Huixquilucan y Xonacatalan Estado de México.

Verónica Garnica es checadora, pero no percibe ningún salario, solo obtiene lo que vende a los operadores de las unidades de transporte por la venta de café y pan, más las propinas que recibe a la hora de despachar a cada chofer a su destino.

Todos los días debe de checar a los operadores de 5 a 9 de la mañana.
#Un día sin nosotras no existe para Verónica, quien trabajó como un día más este lunes.
Para Doña Josefina la situación es peor, ella vive en Atizapán de Zaragoza, la necesidad de obtener recursos económicos la llevaron al paradero del Toreo, en la zona donde los asaltos es cosa de todos los días.

Ahí en el la ruta de combis que van a Huixquilucan y Xonoacatlán, Doña Josefina vende paletas y frituras, desde las diez dela mañana hasta las 7 de la noche de jueves a martes. Los miércoles los utiliza para lavar su ropa y para asear el cuarto que le prestan unos familiares, donde vive sola, porque desde hace más de 10 años quedó viuda.
Para ella, #Un día sin nosotras no existe, pues sabe que si no trabaja los lunes, deja de ganar entre 200 y 300 pesos, consciente de que nadie de los va dar.
Los que pueden darse ese lujo, dijo con nostalgia, son aquellas mujeres que viven bajo la tutela de sus padres, que tienen un buen trabajo o que viven de sus rentas.
Doña Josefina, remató diciendo que para los pobres no hay descanso los sábados, domingos, días festivos y menos “Un día sin nosotras.