Historia de vida: Un lacayo en Santo domingo

Historia de vida: Un lacayo en Santo domingo

542
0
Compartir

Barcuh Quintero

Con 18 años recién cumplidos, Bryan, acostumbrado a inhalar una mona durante las primeras horas de la mañana, es uno más de los lacayos de los vendedores de una droga conocida como piedra, consumida por los albañiles, chalanes, obreros, cacharpos y taxistas de la colonia Pedregal de Santo Domingo, ubicada en la alcaldía Coyoacán, cerca de Ciudad Universitaria, de la UNAM.

En esta colonia, que sirve como dormitorio para muchos estudiantes foráneos de la Universidad Nacional, las autoridades de Seguridad Ciudadana podrían estar coludidas con los narcotraficantes del Cártel de Santo Domingo.

Tras escucharse más de diez balazos al aire, uniformados del sector que corresponde a esta colonia, acudieron a la calle Tepócatl, entre Azulco y Zolap, cerca de avenida Escuinapa, sin embargo, no detuvieron a nadie… los criminales solo se burlaron de la cara que pusieron los policías, observó una vecina desde su ventana.

Una llamada telefónica al 911 realizada por un estudiante de la UNAM, confirmó la colusión entre criminales y policías, los uniformados no acudieron a la calle donde se vende mariguana de baja calidad y piedra, la droga que destruye hogares. Y Bryan pudo continuar despachando a los adictos de estratos bajos con esta droga muy dañina, que contribuye a perpetuar la desigualdad social.

Santocho, como se le conoce a esta colonia, es una de las más marginadas de la alcaldía actualmente gobernada por Manuel Negrete, el exfutbolista que ahora no sabe cómo patear el trasero de la delincuencia.

Nota al lector: Estos hechos ocurrieron en Marzo de 2019. Días después de que las autoridades acudieron al lugar, los criminales cambiaron de cloaca para seguir con su negocio ilegal.