BOTOX ¿Qué es la toxina botulínica?

BOTOX ¿Qué es la toxina botulínica?

454
0
Compartir

La toxina botulínica del tipo A es una proteína producida por una bacteria llamada Clostridium botulinum.

Su uso en el tratamiento de determinadas enfermedades (blefaroespasmo o parpadeo incontrolable y estrabismo de los ojos) se aprobó hace unos 15 años.

Más tarde se amplió el espectro de enfermedades susceptibles de recibir este tipo de tratamiento a la distonía cervical, una enfermedad neurológica que produce contracciones graves de los hombros y el cuello, y más recientemente se usa también para la hiperhidrosis o sudoración excesiva de axilas y manos.

Como un hallazgo extraordinario y como efecto secundario de los trastornos oculares, los médicos vieron que esta sustancia eliminaba las líneas verticales de la piel del entrecejo y contorno de ojos.

¿Cómo actúa el botox?

Básicamente, las pequeñas dosis de toxina botulínica usadas en medicina actúan bloqueando la liberación de una sustancia química producida en las terminaciones nerviosas llamada acetilcolina que es la responsable de las contracciones de los músculos. Cuando de esta forma interferimos selectivamente la capacidad de contracción de los músculos de las zonas deseadas, las líneas de la piel del entrecejo, frente y contorno de ojos, se suavizan y, en la mayoría de casos, desaparecen en aproximadamente una semana.

Las indicaciones actuales aprobadas hace un par de años por la (FDA y COFEPRIS) son la mejoría temporal en la apariencia de líneas de la piel en personas de 18 a 70 años. Se considera un tratamiento mínimamente invasivo.
La inyección de toxina botulínica está contraindicada cuando exista una infección en la zona donde se va a aplicar el tratamiento y en individuos con hipersensibilidad conocida a cualquiera de los preparados del producto.

Los resultados se aprecian a partir de 2-3 días de la aplicación y los definitivos después de 20 días. El bótox no es un tratamiento permanente, su efecto dura entre 3-6 meses, normalmente se debe repetir el tratamiento dos a cuatro veces al año.

En lo que se refiere a la eliminación de las arrugas faciales, el botox ofrece claras ventajas:
-Evita la cirugía.
-Se puede aplicar en cualquier época del año.
-Es una técnica prácticamente indolora.
-Sus efectos son inmediatos y se prolongan entre cinco y seis meses.
-Apenas tiene contraindicaciones.
-Raramente produce efectos adversos, como reacciones alérgicas, rigidez facial o náuseas.

Es muy importante que este tratamiento sea aplicado por un especialista conocedor de la anatomía facial, ya que un pinchazo con botox en el lugar equivocado puede generar una expresión no deseada, asimetría facial, ptosis (caída del parpado).

Dr. Abel de la Peña Salcedo
Cirujano Plástico y Reconstructivo
Director del Instituto de Cirugía Plástica & Medical Spa
Hospital Ángeles de las Lomas consultorio 490.
Teléfonos 5246-9639 al 41