Historia de vida: Pensé que era mi culpa…

Historia de vida: Pensé que era mi culpa…

266
0
Compartir

Berenice Hernández

Hace diez años había un dicho que versaba: “en el Metro de la CDMX hay una regla de oro, jamás intentes viajar en hora pico con falda ni vestido”.

Antes no había campañas contra la violencia sexual, ni nada por el estilo, ahí era una tierra de nadie en la que las mujeres estábamos expuestas a los acosadores.

Recuerdo que fue en la mañana, antes de las 07:30. El Metro estaba abarrotado. Ese día llevaba puesto un vestido corto y tacones. Por fin había podido entrar al Metro por la tercera puerta y me quedé cerca de la mitad del vagón.

“De pronto, sentí que alguien me metió la mano debajo del vestido y que unos dedos me tocaron la vagina. Me asusté, grité y traté de bajarme la falda. Regresé a ver, pero había como cinco hombres alrededor de mí y todos decían que no fueron”.

Como pude me bajé del tren. Estaba temblando. Ese mismo día, regresé a mi casa en taxi.

Al día siguiente volví a tomar el Metro, pero ahora con pantalón.

Yo sentí que fue mi culpa, por la ropa que usé, unas mujeres murmuraron eso cuando pedí ayuda. Luego entendí que no, que simplemente hay hombres que se pasan de listos; pero ahora ya hay más solidaridad y esos gandallas ahora la pensarán dos veces antes de quererse pasar de listos nuevamente.