Vicente Fernández celebra su cumpleaños 80

Vicente Fernández celebra su cumpleaños 80

280
0
Compartir

El día de mañana, don Vicente Fernández cumple 80 años, y por tal motivo se le ha organizado una gran fiesta en la Arena VFG, del rancho Los tres Potrillos, desde el pasado sábado, solo para la familia e invitados especiales.

A puerta cerrada, el patriarca de los Fernández reunió a toda la familia como sus cuatro hijos, Vicente, Gerardo, Alejandro y Alejandra, además de nietos, bisnietas y su inseparable esposa, doña Cuquita.

En medio del tremendo festejo en Guadalajara, que incluye un torneo de charrería, El Charro de Huentitán, también festejó lanzando lo que será su nuevo tequila Los 3 Potrillos. “Es el tequila que mandamos a fabricar y se llama Los 3 Potrillos, que trae mi firma y adentro dice ‘Mientras usted no deje de aplaudir, su Chente no deja de cantar’”, dijo al agente presente en el lienzo. Además dijo que está muy bien de salud, aunque extraña estar arriba del escenario.

“Extraño los aplausos y el cariño de la gente… Bueno no, porque el cariño aquí está, pero sí los aplausos y cantar. Siempre dije que me iba a retirar antes de que mis facultades empezaran a mermar”, confesó. Continuó. “Lo que se ve no se pregunta, yo me siento así como estoy. Quiero decirle a todos muchas gracias, por todo ese cariño de tantos años que me llevo aquí en mí corazón y nunca podré olvidarlos por tanto cariño que nos dieron”, finalizó feliz el festejado.

NACE LA ESTRELLA DE JALISCO

Vicente Fernández Gómez nació el 17 de febrero de 1940 en Huentitán el Alto, en tierras de Jalisco. Su padre fue el ranchero Ramón Fernández Barba de Tepatitlán y Paula Gómez, era de clase humilde y desde muy niño se vio obligado a trabajar en oficios para ganar dinero. El pequeño Chente, tenía ideas claras: su ídolo era el también cantante de rancheras y actor Pedro Infante, cuyas películas devoraba en el cine. Quería ser como Pedro, y a los ocho años comenzó a rasguear la guitarra y a cantar las rancheras que oía en la radio.

Los inicios no fueron fáciles. A los 21 años, mientras actuaba en el restaurante Amanecer Tapatío (Entre eje central y obrero mundial, Centro), cantando tanto en el escenario como entre las mesas, debutó en el programa de televisión La Calandria Musical, donde ganó su primer sueldo de cantante: 35 pesos.

Ello le hizo plantearse su futuro profesional y decidió dejar sus demás actividades para llegar a ser cantante y actor de tiempo completo. Con este objetivo se trasladó a vivir a Ciudad de México y actuó durante una temporada en el Mariachi Amanecer y después en el Mariachi Aguilar, para después empezarse a presentar en el Teatro Blanquita de México.

Más tarde empezó a trabajar en Televisa, donde conoció a Raúl Velasco, y empezó a ser apreciado y conocido por el público de México. Su carrera despegó definitivamente cuando la discográfica CBS le ofreció un contrato y grabó su primer álbum, El Fabuloso Vicente Fernández (1965), y alcanzaría un primer momento culminante con ¡Arriba Huentitán! (1972), que contenía el más universal de sus grandes éxitos: “Volver, Volver”. Fue entonces que Don Vicente se convirtió en un hacedor de conciertos, uno de los más importantes el que dio en la Plaza de Toros.

Iniciaba así una trayectoria que se prolongaría durante varias décadas. Ahora su extensísima discografía comprende más de 80 álbumes contando los numerosos recopilatorios y discos en directo. A la fecha a vendido más de 100 millones de discos. Al igual que Pedro Infante, su gran ídolo, la fama adquirida como cantante permitió al músico emprender su carrera en el cine.

Debutó en 1971 en la película Tacos al carbón y de ahí trabajó en muchas cintas más. El cantante tiene decenas de premios que van desde los Billboard hasta los Grammys. Su despedida de los escenarios se dio el sábado 15 de abril de 2016 con su concierto en el Azteca, titulado Un azteca en el Azteca.