Rockaboda, la opción para hoy

Rockaboda, la opción para hoy

140
0
Compartir

CIUDAD DE MÉXICO.– Este 14 de febrero, las calles de la Ciudad de México serán abarrotadas por hombres y mujeres que buscarán un sinfín de opciones para agasajar a su pareja. Ya sea con una comida, una flor, una cena o una divertida boda de altura en la Torre Latino.

Pagando el recorrido de 130 pesos por el mirador y 100 pesos más por la boda, la pareja de novios podrá experimentar una “Rockaboda” en el piso 29 de la Torre Latino y además, podrán jurarse amor eterno o renovar sus votos.

En una divertida ceremonia, las parejas entrarán en un salón ambientado en la época de las cavernas, tendrán como monaguillo a un dinosario y serán recibidos rumbo al altar por unas hermosas cavernícolas que serán sus damas de honor.

Ahí, la futura pareja, al estilo de un kermes digna de “Los Picapiedra”, recibirán su certificado de la “Rockaboda” y una vez que se den sus anillos, podrán disfrutar del paseo por el Mirador de la Torre Latinoamericana.

De acuerdo a Marco Antonio Peralta, gerente administrativo del Mirador de la Torre Latino, cada año se cambian las temáticas de las bodas. El año pasado, fue el personaje de Elvis quien casó a poco más de 500 parejas capitalinas que acudieron durante los dos días que duraron las llamadas bodas temáticas de San Valentín. Roberto y Elizabeth fueron la primera pareja que estrenó la “Rockaboda”.

Ataviados con sus disfraces, la joven pareja recordó que fue precisamente en la Torre Latino donde se conocieron y ahí decidieron refrendar su amor en uno de los sitios icónicos de la Ciudad de México.

Pero si eres de las personas un poco más tradicionales, también existe la opción de acudir al restaurante situado en el Piso 41 para disfrutar de una cena romántica con una vista espectacular de la Ciudad de México. Janeth Chávez, representante de Miralto, recomienda a las parejas que lleguen antes de las 8 de la noche para tener un lugar privilegiado.

La “boda en las alturas” comienza en el piso 40, la pareja es recibida por un padrecito y su monaguillo quien casará a los novios para posteriormente, llevarlos al piso 41 y ahí disfrutar su cena de tres tiempos, vino rosado, música y una hermosa vista de los edificios emblemáticos de la CDMX.