Pide Godoy no hacer negocio del dolor de las víctimas

Pide Godoy no hacer negocio del dolor de las víctimas

393
0
Compartir

Hugo Hernández 

 

La tarde de este viernes la Fiscal General de Justicia de la Ciudad de México, acudió al Congreso local para hacer entrega de entregará una Iniciativa con proyecto de Decreto que adiciona el Artículo 293 al Código Penal para el Distrito Federal, con el fin de evitar la filtración de material sensible para las investigaciones criminales, como ocurrió en el asesinato de Ingrid Escamilla.

La iniciativa busca castigar filtraciones de ese tipo, es una respuesta a los problemas de la institución y de otras instancias de seguridad; aunque ponderó el derecho de la libertad de expresión. Los medios libres son esenciales para la democracia, pero tienen una responsabilidad legal y ética con los derechos de las víctimas.

Al considerar que el crimen indigna a la sociedad y a la autoridad, la difusión de imágenes y detalles del ilícito, “ha sido un acto de gran irresponsabilidad que causado un gran dolor a familiares y amigos y a la sociedad entera; es inadmisible y no podemos tolerar su repetición”, lamentó.

Desde su trinchera, la funcionaria dijo asumir la responsabilidad que le toca como titular de la Fiscalía por la filtración de las imágenes, pues dijo, su obligación es estar con las víctimas, “nuestra obligación es honrar nuestro compromiso y estar a la altura de este deber, quienes traicionan la confianza y se apartan de esta responsabilidad no tienen lugar en esta institución”, asestó.

Dijo que la Fiscalía está obligada a trabajar con profesionalismo y a no cometer errores o incurrir en omisiones, pero si eso corre, aseguró: “sabremos reconocerlos y enmendarlos, porque la razón del Estado es la verdad y la justicia, no la imposición de una verdad oficial como razón de estado”.

Godoy Ramos apuntó que no corresponde a la autoridad regular ni censurar a los medios de comunicación, pero sin intención de menoscabar el principio de libertad de expresión, hizo un llamado para abstenerse de publicar información confidencial de las víctimas, en un ánimo de “no hacer negocio con el dolor de las víctimas”.

En ese sentido, la funcionaria dijo esperar que las y los legisladores aporten elementos al debate para construir una ética pública en la que los ciudadanos compartan la responsabilidad de no hacer apología de la violencia y abonar a una cultura de paz.