Luchan por su amor…

Luchan por su amor…

162
0
Compartir

Ciudad de México.- La edad puede ser un obstáculo, un impedimento, pues los prejuicios suelen estar por encima de las emociones y los sentimientos; sin embargo, entre quienes gustan de adentrarse en estos temas tan variados del corazón, hay una frase que rompe con todas aquellas dudas antes de atreverse a dar el sí: para el amor no hay edad.

Y, a propósito del masivo Día de San Valentín, en la lucha libre se cuentan historias que pudieron ir en contra de muchos estigmas, porque literal, lucharon en contra de todas aquellas voces negativas que insisten o insistían en darle un golpe al romance.

Dalys La Caribeña y El Negro Casas son la estampa tangente de una pareja que en todo momento destila miel, porque hablamos de un enamoramiento auténtico, de un verdadero capítulo de esos rosas que le dan más tonalidad al rojo del cora.

José Casas Ruiz, un hombre dicharachero, echado para adelante, aún en público se atreve a piropear a su panameña, pues está claro que aquella llama sigue encendida sin importar que el reloj ya giró sus manecillas a mucho ritmo. El 4-40 se muere por ella, y ella le corresponde lanzándole palabras cautivas para cualquiera: “Cuando yo era niña ya estaba enamorada del Negro Casas; lo veía fuerte, enorme”, comparte, y este par ejemplifica aquello de que el tiempo es sólo eso, tiempo.

Arriba del cuadrilátero, cuando les toca llevar su forma de querer al terreno igual de pasional, porque esto de los costalazos es su vida, los 16 años de distancia entre ambos se pronuncian muy fácil.

En ese momento Pepe es el mentor, el maestro, el héroe, Dalys la alumna que igual mira con embeleso al ídolo, aunque al final se van tomados de la mano a casa, porque producto de todo ese cariño están sus hijas que les esperan para completar el día a día de una familia cimentada a base de amor del bueno.

EN LAS BUENAS…

Pero de entre todas esas líneas que ya contenidas en páginas le dan un plus al romanticismo, están las que narraron el desazón, pero que culminaron en un desenlace feliz. Kráneo y Tiffany son una pareja muy conocida también en el ámbito luchístico, y en una de tantas batallas le tocó a él consolarla a ella. Ver derrotado al amor de tu vida debe de ser duro, pero en esa lucha de apuestas el esteta pudo aminorar la pena de su amada.

El rudo, ondeando la bandera de Los Invasores, con mucha pena y dolor despojó de la cabellera a su esposa luchadora, pues ésta había caído en 2012 ante Marcela. Las Amazonas del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) dieron una cátedra a ras de lona, demostrando que están para las batallas estelares, tal como fueron programadas aquella noche en la Arena México.

DAGA Y TESSA BLANCHARD

Les llegó de golpe y porrazo, y luego de que les tocó compartir y departir arriba de los cuadriláteros en los distintos eventos de AAA. Estetas de una nueva ola, jóvenes que gustan de la espectacularidad y el match recio, Daga y Tessa cimentaron su afecto y apego destilando lo que más les gusta.

A finales de 2019, en noviembre, el egresado de la Extrema DTU, le propuso matrimonio a la estadounidense en las Playas de Rosarito, Baja California.

PROYECTO JUNTOS

Jhonny González, Multicampeón mexicano en distintas Divisiones, recibió un gancho culminante cuando conoció a Sexy Star, con tal suerte de que ese duro impacto fue valedero para que se diera otra de las historias de amor de mayor impacto en la nación azteca.

El Bombardero, boxeador, y la bella, gladiadora, decidieron llevar todo su enamoramiento hasta el mismo altar y hoy son padres de una hermosa pequeña. González y Sexy Dulce cruzaron miradas en 2011, durante la gran Final de ¿Quién Pinta para la Corona?, y aseguran sus allegados, “fue amor a primera vista”, por lo que comenzaron un idilio que pudieron llevar incluso a sus disciplinas, pues Jhonny apoyó a su mujer cuando ésta decidió aventurarse en el pugilismo.