Los amores inolvidables

Los amores inolvidables

222
0
Compartir

No cabe duda que Cupido no sabe de fama, de dinero, ni de enfermedades… Cuando lanza su flecha es de lo más efectiva, pues las parejitas quedan embelesadas.

Es por tal razón que hasta en los famosos hay amores inolvidables, que a pesar de las adversidades siguieron hasta el final de sus días. Aquí un repaso de los más impactantes del medio del espectáculo.

 

PEDRO INFANTE E IRMA DORANTES

Pedro Infante se casó tres veces, primero con María Luisa León, luego con Guadalupe Torrentera y por último con Irma Dorantes, su gran amor. Ambos vivieron un tórrido romance, lleno de demandas y molestias por parte de las exparejas del sinaloense. Sin embargo, todo acabo de momento, pues el cantante perdió la vida al caerse el avión que piloteaba de Yucatán a la CDMX el 15 de abril de 1957; el ídolo de México solo tenía 39 años de edad.

CHRISTIAN BACH Y HUMBERTO ZURITA

La protagonista de Bodas de odio, Christian Bach y Humberto Zurita formaron uno de los matrimonios más estables del medio artístico. Se casaron en 1986 en la iglesia de San Agustín, en Polanco. Su matrimonio duró más de 30 años hasta la muerte de la estrella de las telenovelas. Ambos se conocieron cuando Christian andaba con un empresario judío, joven, y Humberto con la también actriz Rebecca Jones. Fruto de ese matrimonio, tuvieron dos hijos que actualmente se dedican a la actuación.

LIZ TAYLOR Y RICHARD BURTON

El amor entre estas dos estrellas del cine, probablemente, es el más turbulento, autodestructivo y delirante de la historia de Hollywood. La pareja comenzó su romance en Roma en 1962 durante el rodaje de Cleopatra. Como los dos ya estaban casados cuando se conocieron, hasta el Vaticano criticó la relación.

MARÍA FÉLIX Y JORGE NEGRETE

Su historia estuvo entre el amor y el odio, pues María Félix despreció a Jorge, pero después de diez años, su amor llegó al altar. Tras su separación con Gloria Marín, el cantante le pidió matrimonio a María en 1952. Donde firmaron su unión, había un adorno floral, enviado por Agustín Lara, ex de María.