La técnica de la “manita levantada”

La técnica de la “manita levantada”

127
0
Compartir
CIUDAD DE MÉXICO, 11FEBRERO2020.- Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, encabezó conferencia de prensa en el Palacio Nacional. Lo acompañaron Jorge Alcocer Varela, secretario de Salud; Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud; Juan Antonio Ferrer Aguilar, titular del Instituto de Salud para el Bienestar; Gustavo Reyes Terán, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad y Zoé Robledo Aburto, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). FOTO: ANDREA MURCIA/CUARTOSCURO.COMj

Conforme pasan los días de la cobertura de la conferencia matutina en Palacio Nacional, poco a poco comienzo a ubicar las técnicas que utilizan los reporteros que cubren la fuente.

Sin duda, en algunos casos se requiere de mucha paciencia, devoción y sin duda tener una buena condición ante el desgaste físico que representa ser uno de los afortunados en tomar el micrófono.

Este miércoles faltaron algunas de las estrellas de la mañanera porque muchos de ellos se fueron como expositores a un foro en Hidalgo, así que fue una buena oportunidad para la tan cotizada fila de enfrente.

Hoy el presidente estaba de muy buen humor y quizá ya sabía de la mega noticia que cimbraría a todas las esferas de la clase política nacional: La detención en España de Emilio Lozoya, pero eso se sabría casi al finalizar la conferencia matutina.

Hoy todo estaba preparado para recibir al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) Arturo Zaldívar sobre una reforma que buscará combatir la corrupción, el nepotismo y el acoso sexual en el Poder Judicial.

Ya estaban presentes la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y el Canciller, Marcelo Ebrard quien daría los principales Resultados del Plan de Migración y Desarrollo.

La mañanera estaba transcurriendo con mucha fluidez, los reporteros buscaban por todos los medios de tener la palabra y aquí es donde vienen las técnicas para pasar al club de los preguntones con licencia.

Están desde lo que con gritos buscan la atención del presidente o aquellos que interrumpen con tal de que les den la palabra. Obviamente éstos personajes no son bien vistos porque además de echar a perder los audios de los reporteros de radio, cortan la continuidad o el hilo de una explicación.

Pero también están los reporteros que aplican esas técnicas que tienen una mezcla de faquir y penitencia –entre ellos me incluyo-, que fue la de tener la mano levantada.

Y vaya que si es un desgaste físico, porque hubo un reportero de Acir, el cual se situó en la parte de atrás de la conferencia, él fue quien se llevó el récord de tener la mano levantada por espacio de una hora y 20 minutos.

¡Nunca la bajó hasta que le dieron la palabra!

A eso si le llamo persistencia y mucha condición física para no bajar su brazo.

Obviamente eso no pasó desapercibido para el Canciller Ebrard… Ahhh pero tampoco yo me quedé atrás, porque también me dio la palabra porque fui el segundo reportero que en tiempo, no bajé la mano.

Independientemente de los reflectores, es sano hacer preguntas a los funcionarios federales.

Y saber que también hay momentos jocosos que no se ven en la Cámaras o simplemente, por el protocolo presidencial, se protegen ciertos aspectos.

Resulta que en plena conferencia, coincidió el final de una pregunta con la “Entrada del Canciller”. En ese momento estaban haciendo pruebas de sonido para la cena que sostendría el mandatario con 100 empresarios del país.

Afuera de los gruesos muros del Palacio Nacional, se alcanzó a escuchar los acordes de la melodía “Paraonico” de Black Sabbath, una entrada tipo Rockstar para el Canciller. La mezcla de la situación hizo que tanto el presidente y varios de los reporteros se aguantaran para no soltar una carcajada y romper el protocolo.

¡Vaya que si fue un momento jocoso y divertido en un día de varios hits para el presidente y su gabinete!