Historia de vida: Estallido en el cielo

Historia de vida: Estallido en el cielo

151
0
Compartir

Paco Sierra y su amigo Emilio Arellano Schetelige, estaban listos, todo su plan había sido maquiavélicamente diseñado. No habría falla, pensaron. Estaban equivocados.

Sierra y Arellano habían comprado seguros a seis de los 17 pasajeros que a las 7:00 de la mañana del 24 de septiembre de 1952 partirían del Aeropuerto de la Ciudad de México rumbo a Oaxaca, en un DC-3 de Mexicana de Aviación.

La bomba estaba programada para estallar una hora después del despegue, sin embargo, por mal tiempo la aeronave debió permanecer en espera por alrededor de 40 minutos. 20 minutos antes de las 8: 00 de la mañana el avión enfiló hacia su trágico destino.

Quince minutos después del despegue, un estruendo en la bodega de carga enloqueció a los pasajeros, se había registrado un estallido que dejó un enorme boquete en el fuselaje.

En tierra, Sierra y Arellano ya se veían dándose una vida de lujos y viajes. No contaban con la habilidad y destreza del capitán de la aeronave, Carlos Rodríguez, veterano excombatiente del Escuadrón 201.

Uno de los pasajeros contratados, el polaco Eugenio Pologvsky, prefirió lanzarse al vacío luego de la explosión ante el temor de que el avión volara en mil pedazos.

El capitán Rodríguez logró controlar el avión y enfiló al aeropuerto de Santa Lucía, en el estado de México, para evitar una desgracia de grandes proporciones.

Veinte minutos después, militares de Santa Lucía ya prestaban ayuda a los 17 pasajeros y tres tripulantes aterrados del DC-3. También descubrieron que se había tratado de un atentado. Vendrían las investigaciones. (Continuará)

Carlos Ríos Quiroz