El Parejita se reinventa: Carrera contra el tiempo

El Parejita se reinventa: Carrera contra el tiempo

501
0
Compartir

Ciudad de México.- Bicampeón con Pumas, Tetracampeón en el Ascenso MX, jugador de Cruz Azul, Necaxa, el Puebla, para un futbolista promedio sería un historial más o menos satisfactorio, pero José Luis López, ya alejado de los llanos del mundo, tomó una opción que dicen quienes ya fueron parte, es una por demás extrema.

Exatlón México estaba en la mesa y algunas líneas dispuestas para escribirse, y entendió que había tomarla, pues ahora mismo, ya de regreso al mundo real, acepta que este último capítulo era necesario para enarbolar un historial ya de por sí bastante bueno.

“Es una experiencia que tenía que vivir, que yo decidí aventarme, aceptar este reto, es algo diferente en mi vida, pero que no cambiaría por nada”.

Con 40 años a cuestas, sortear los circuitos lucía como una aduana bastante complicada; sin embargo, en contra del bendito tiempo, El Parejita comparte cómo fue que pudo compensar el tema físico y ser competitivo ante varios chavales.

“Sabía que la competencia sería complicada para mí, porque no es lo mismo si tuviera 20 años menos, el cuerpo te cobra factura después de estar en el alto rendimiento siempre, después ya no tienes la misma potencia, la velocidad de antes, pero eso no significa que no podría competir o que no podía ganar.

“Mi mentalidad siempre fue muy fuerte, sin importar quien estaba a lado, si era más joven o de mi edad, yo me metía: ‘Tengo que ganar, tengo que ganar’, y llegando a los tiros, bien concentrado y bien enfocado, lo iba a hacer, y eso fue lo que a mí me ayudó muchísimo, hasta los mismos rivales me decían que tenían que sacarme toda la ventaja posible, porque si los alcanzaba, les ganaba”.

Y el exfutbolista, quien se estrenara con La Franja en el Máximo Circuito, como si fuera una regla no escrita, comparte que la falta de comunicación y el estar lejos de sus seres queridos por supuesto era un tema que de pronto le causaba melancolía, pero igual aclara que, aun cuando en los primeros días fue cuando más le pegó la tristeza, jamás pensó en desertar de la aventura por las playas de República Dominicana.

“Lo mental fue difícil, lo dije y lo seguiré diciendo, para mí el Exatlón es muy mental; sí hubo días en que pensaba: ‘Qué hago aquí, me estoy exponiendo tanto, porqué estoy sufriendo por la comida’, pero de pronto me cambiaba la mentalidad y también me decía: ‘Tengo que seguirle, tengo que seguirle hasta donde el cuerpo me dé’”.

 

El fubtol

López colgó los tachones a los 36, pues acepta que “mi papá siempre me lo dijo: ‘El día que tú te retires, es porque ya no lo estás disfrutando o porque ya estás cansado’, y ese momento me llegó”.

La decisión, como todas las que tomó en su vida, fue tajante y frontal, porque además quería que su adiós fuera por propio pie, y entonces les dio las gracias los Venados de Yucatán.

“Yo quería retirarme, no que me retiraran, tú lo sabes bien, que muchos entrenadores retiran a los jugadores, cuando te van haciendo a un lado, te empiezan a banquear, ya no te dan la oportunidad, pues prefieren a los jóvenes.

“Y la realidad es que ya estaba cansado mentalmente, ya no quería ir a las concentraciones, ya no quería viajar, había partidos de Liga y de Copa, y a mí me tocaba jugar los dos torneos, y hubo un momento en que llegó el día que dije: ‘Se acabó’. Y no fue pensado de tiempo atrás, fue tajante”.

 

Doloroso adiós

“Fueron cuatro meses de un fuerte dolor en la espalda, que pude soportar con medicamento, masajes; sin embargo, llegó el momento en que ya no pude más, y decidimos junto con los médicos que era momento de ya no seguir”, relata acerca de su partida del reality show de TV Azteca.

Su partida, por supuesto le causó bronca, pues se sincera, ya estando dentro y en el día a día de la competencia, el objetivo era llevarse el triunfo.

“Siempre fui un tipo ganador, siempre en todos los equipos en los que estuve me distinguí por dejar todo en el campo, y acá no fue la excepción.

“Pero así como me pasó en el futbol, llegó el instante en el que dije: ‘No más’, y tomamos la decisión de abandonar Exatlón; fue triste partir, porque a mi equipo le pegó bastante, pero ya no era posible continuar”.