INAH descubre temazcal prehispánico en La Merced

INAH descubre temazcal prehispánico en La Merced

228
0
Compartir
Foto, Twitter

El hallazgo permitió confirmar la ubicación del barrio prehispánico de Temazcaltitlan.

México.- El descubrimiento de los restos de un temazcal prehispánico en un predio en las inmediaciones de La Merced, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, han permitido ubicar con precisión el barrio de Temazcaltitlan, uno de los más antiguos de Tenochtitlan, de acuerdo con fuentes como el Mapa de Sigüenza, la Crónica Mexicáyotl y el Códice Aubin, que relatan la historia de la peregrinación del pueblo mexica.

El registro de este baño de vapor, que data del siglo XIV, es uno de varios hallazgos realizados por un equipo de la Dirección de Salvamento Arqueológico (DSA) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), encabezado por Víctor Esperón Calleja, en la calle Talavera.

Las excavaciones en el predio también liberaron partes de una vivienda que posiblemente fue habitada por una familia indígena de origen noble, poco tiempo después de la consumación de la conquista española.

Además, se hallaron diferentes estructuras arquitectónicas de una curtiduría, que funcionó en el último siglo del periodo novohispano, entre 1720 y 1820.

Esperón Calleja aseveró que el temazcal —de unos cinco metros de largo por 2.98 de ancho, elaborado con bloques de adobe y fragmentos de tezontle recubiertos de estuco— es testimonio de la vocación de Temazcaltitlan, un barrio donde se veneraba a deidades femeninas como Tlazolteotl, Ayopechtli o Ixcuina (diosa del parto), Coatlicue, Toci, Chalchiuhtlicue y Mayahuel, advocaciones ligadas a la tierra, la fertilidad, el agua y el pulque.
Explicó que el tlaxilacalli, o barrio de Temazcaltitlan, pertenecía a la parcialidad de Teopan (también llamado Zoquipan), primer territorio lacustre ocupado por los mexicas.

La zona de Temazcaltitlan fue la sede primigenia del islote en la que se produjo el avistamiento de las señales pronosticadas por Huitzilopochtli, como lo recuerda el monumento de La aguilita, en la Plaza Juan José Baz, que le hace contraesquina a la Casa Talavera.