Iglesia y autoridad solapan pederastia

Iglesia y autoridad solapan pederastia

230
0
Compartir

FERMÍN SÁNCHEZ

CIUDAD DE MÉXICO.- En los últimos años, los casos de pederastia se han denunciado constantemente en el país y en el mundo, ante esta situación, parece ser que los principales pecados de la Iglesia católica es el proteger a curas pederastas como Nicolás Aguilar y Marcial Maciel y otros más, dijo en entrevista exclusiva, el activista y exsacerdote Alberto Manuel Athié Gallo.

Actualmente la Iglesia ha dado conocer números de sacerdotes pederastas, pero muy pocos han sido juzgados por la leyes, lo que habla de que siempre han tenido una buena relación con las autoridades.

Señaló que si existen las instancias y leyes correspondientes para tener justicia en los casos de pederastia, solo que no se aplican.

“Existe la Subsecretaria de Asuntos Religiosos y una Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, donde se dice que todo asunto de abuso sexual a niñas y niños, dentro de su jurisdicción, debe de ser reportada a las autoridades correspondientes, por lo que sí existen instancias y leyes, solo que no se aplican. El problema en México, no es que no haya ley o instituciones que ayuden a proteger, lo que pasa es que no se aplican. En materia de abuso sexual, ni si quiera se investiga, el Episcopado puede decir lo que se le pegue la gana, pero las autoridades no van a intervenir nunca”.

Athié afirmó que la iglesia no está cumpliendo con su deber civil en el país, que es la obligación ante la ley de denunciar los casos que ellos reconocen.

El exsacerdote señaló que hay complicidad entre la iglesia católica y las autoridades, porque aunque el Episcopado y los Legionarios de Cristo han aceptado un número de casos, las autoridades no han investigado. “Ellos deben de denunciarlo ante las autoridades competentes, pero también, deben de actuar las autoridades. La complicidad es mutua”.

Afirmó que si la iglesia quiere actuar, deben de reconocer los casos desde las víctimas, no desde el cuidado de la institución, su imagen o la protección de sus agresores. “No les interesan las víctimas, deben de dar a conocer la problemática real y si se trata de delitos graves, deben de canalizarlos a las autoridades correspondientes, porque a ellos no les toca ni juzgar, ni sentenciar, ellos no son jueces de esos actos”.

Ahora con Carlos Aguiar Retes como arzobispo primado de México, la iglesia no ha podido esconder los casos de abuso sexual y cada vez salen más y hasta algunas situaciones de corrupción.

Tan sólo, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) informó que en los últimos 10 años el clero diocesano tiene registrados 426 sacerdotes investigados por abuso sexual contra menores y otras faltas, por lo que pidieron a las autoridades que se elimine la prescripción del delito de abuso sexual.

A finales del 2019, los Legionarios de Cristo reconocieron que 175 menores de edad han sido víctimas de abuso sexual, incluidos al menos 60 por el padre Marcial Maciel, en la congregación desde su fundación en 1941 y hasta el 16 de diciembre.

El informe completo que se presentará hoy en la reunión de su Capítulo General, señala a 33 sacerdotes como responsables de los casos de pederastia.