Historia de vida: Un plagiario “protector”

Historia de vida: Un plagiario “protector”

171
0
Compartir

CIUDAD DE MÉXICO.– Paty estaba secuestrada y era maltratada por los integrantes de la banda, excepto por uno que decidió protegerla…

“Me dicen Pichirilo, pero mi nombre es Ángel, mi familia me dice Gelo. El Pandita es mi primo y me invitó a ganarme unos pesos, por eso estoy aquí”, respondía el plagiario.

Así empezaron las charlas entre ellos. En alguna ocasión, el hombre le llevó ropa y sábanas limpias, un desodorante y un talco. A diario le preguntaba: ¿qué quería comer?

Los otros sujetos continuaban con sus humillaciones y golpes. En alguna ocasión, El Sombra cacheteó a la víctima, simplemente porque le pidió agua. El Pichirilo, molesto, agredió a su compañero.

Esa noche, Ángel regresó con una toalla nueva, algunas gasas para que limpiara sus heridas. Segundos más tarde, Paty se encontraba llorando recargada en el hombro de su plagiario. “Ya no aguanto este infierno”, le decía. Más tarde, ella se quedó dormida entre los brazos del secuestrador. (Continuará)