Crónica urbana: Un rincón de Chapultepec

Crónica urbana: Un rincón de Chapultepec

173
0
Compartir

En la Ciudad de México el estrés está a la orden del día. Entre el caos del tráfico, las prisas por llegar al trabajo, el transporte público lento, parece que no existe la paz en la urbe. Sin embargo, hay rincones aún desconocidos en la Ciudad, que bien sirven como desfogue de la rutina; uno de ellos es el Audiorama del bosque de Chapultepec.

Este lugar está ubicado en la primera sección del bosque, a unos metros del Obelisco a los Niños Héroes, justo al frente del Ahuehuete de Moctezuma. Este árbol, también conocido como “El sargento”, es considerado como uno de los más antiguos del mismo Chapultepec y adorna la entrada casi secreta a este espacio.

El Audiorama fue creado en 1972, y bautizado por el poeta y cronista Salvador Novo como: “In Xochitl, In Cuicatl” (En la flor, en el canto). Fue acondicionado para convertirse en “un oasis auditivo” donde las personas puedan descansar del ajetreado ir y venir de la metrópoli. En este espacio se pueden encontrar libros que, tras un registro rápido, se pueden leer de forma gratuita.

Es de los pocos lugares en el que un transeúnte puede tomarse un tiempo para relajar el cuerpo y la mente. Tan solo entrar se percibe el fresco olor a tierra húmeda, el ambiente ligero y la música relajadora. Cada día es temático, en el que se reproducen diferentes estilos de música.