La libertad no tiene precio

La libertad no tiene precio

398
0
Compartir
Raquel Bigorra

Dicen que los miembros de la familia real británica están profundamente dolidos con la decisión de los duques de Sussex, de alejarse de la Monarquía. Meghan Markle y el príncipe Harry todavía no reciben la aprobación de la Reina.

Uno pensaría que están en todo su derecho de hacer su vida donde les plazca y no depender del dinero que reciben de la Corona. Total, si ambos son autosuficientes, por qué no pueden elegir otro trabajo. Sí, porque eso de ser Duques, es un trabajo.

La cara de la Reina en uno de los momentos del enlace del hijo menor de Lady D, mirando a la actriz norteamericana, con cara de: ¿A ver cuánto aguanta? Es un poema. Más sabe el viejo por diablo. Bien sabía la monarca que ni la presión mediática ni tanto protocolo, serían cosas fáciles de manejar para Meghan Tan contentos que nos tenía el enlace con el toque de modernidad que el matrimonio de los Duques le estaba dando a las revistas del corazón.

Aunque hay que recordar que Meghan no es la primera actriz en casarse con un noble. Grace Kelly también era actriz de Hollywood y con mucha más fama y nombre que Meghan. Ella se casó con el príncipe Raniero y una vez que se convirtió en la Princesa de Mónaco, nunca dejó de serlo. Pero quizás, estos son otros tiempos. La tiara tiene un precio hoy en día, aún más alto.

Y para la Corona, eso de mostrar tus emociones en público y hablar abiertamente de tus sentimientos no está bien visto por la Reina. Hay una escena estremecedora en la serie de THE CROWN, donde la reina le dice a su hijo Carlos que mientras menos muestre sus sentir en público, mucho mejor.

Es más, le dice que a nadie le importa, que mejor se los guarde para él. Con esa frialdad, se muestra a la Reina. Ella está convencida que tiene un deber como jefa de estado, reina del Reino Unido. Y soberana de otros 15 países. Aquí la pregunta es: ¿Meghan y Harry están obligados también a pertenecer?

¡A gozar que el mundo se va a acabar! No se sabe si la pareja se saldrá con la suya o la reina logrará convencerlos para que se queden. Los que están felices son los escritores de la serie. Esta historia de amor y rebeldía da, para más de un capítulo. Buen fin de semana. Nos leemos próximo viernes.