Los Ángeles de Charlie y Luis Gerardo Méndez…

Los Ángeles de Charlie y Luis Gerardo Méndez…

605
0
Compartir

La nueva entrega se desinfla y decepciona pese a su refrescante reparto

Harry Plus

 

Calificación: Regular (2 estrellas de 5)

En 1976, el mundo fue testigo del surgimiento de un trío de bellas mujeres letales, independientes y sumamente carismáticas, Los Ángeles de Charlie, y es que gracias al surgimiento de la serie de televisión homónima de la cadena ABC, este argumento e historia sobre diversas mujeres con capacidades extraordinarias reclutadas para el servicio de investigación privada de Charlie Townsend, volvería un ícono de la cultura popular a sus protagonistas y a la leyenda de los ángeles como tal, pues seamos honestos, 3 chicas pateando traseros y no teniendo remordimiento alguno, es un deleite y un mensaje sumamente poderoso en favor del feminismo y el empoderamiento de la mujer, y justamente ese rubro es el que atrajo a la cineasta y actriz Elizabeth Banks, a realizar una nueva versión del afamado grupo de espías, por lo que de la mano de Kristen Stewart, Naomi Scott y Ella Balinska, llegan las nuevas Charlie’s Angels (Los Ángeles de Charlie).

Luego de que tuviéramos una versión cinematográfica en el año 2000 y una posterior secuela en 2003, en aquel entonces protagonizadas por Cameron Díaz, Drew Barrymore y Lucy Liu, ahora en 2019, los ángeles que siempre han proporcionado servicios de seguridad e investigación a clientes privados, son parte de una Agencia Townsend que se ha expandido internacionalmente con las mujeres más inteligentes, valientes y mejor entrenadas a lo largo y ancho del planeta – varios equipos de Ángeles guiados por otros tantos Bosleys llevando a cabo los trabajos más duros por todo el mundo. Pero cuando un joven ingeniero de sistemas llama la atención sobre una peligrosa tecnología, los Ángeles son llamados a la acción, arriesgando sus vidas una vez más para protegernos a todos.

Como se hacía referencia al principio de este texto, el principal valuarte de esta nueva producción y como lo ha representado desde sus inicios a finales de los 70’s, es el mensaje directo y elegante sobre la representación, igualdad y lucha de género, posicionado de forma imponente el concepto de la mujer fuerte, inteligente, astuta, exquisita, seductora e independiente, capaz de tomar control absoluto en pro de la protección de los desvalidos y de la humanidad, un argumento que se toma como principal fuente para el desarrollo de la nueva adaptación, lo que ayudará a crear en las nuevas generaciones una referencia humana y tangible para idolatrar y seguir.

Los elementos de acción y el carisma de las protagonistas son una cualidad que la vuelve agradable para el espectador, pues la directora comprende a la perfección la dosis requerida para emocionar y encender la adrenalina dentro de la sala de cine, aumentando el fuego conforme llega a su recta final, lo que da una sensación satisfactoria que se combina con la personalidad de cada una de los ángeles, teniendo en Stewart el tono cómico y sarcástico que indirectamente la coloca como la principal referente de la cinta, lo que añade la dulzura y torpeza mezclada con inteligencia de Scott, junto con la rectitud y ferocidad de Balinska, lo que da un buen repertorio de chicas bad ass para disfrutar.

Desafortunadamente la ejecución de la película como tal deja muchísimo que desear, pues uno de los principales errores que se encuentran en ella es el pobre ritmo y desarrollo de sus protagonistas, lo que evita que el espectador pueda disfrutar y relacionarse con los ángeles en turno, desconociendo su trasfondo, sus motivaciones, sus ideales, convirtiéndolas en meras marionetas, lo cual también nos lleva a otro desatino dentro de la producción de Banks, el hecho de repetirse en cuanto a las fórmulas empleadas en cintas de acción netamente machistas, pues no renueva y no da una frescura distinta y atractiva para con su bandera y estandarte feminista, cayendo en la reiteración de situaciones, chistes y diálogos que poco o nada favorecen o ayudan al crecimiento del movimiento en favor de la lucha de género.

Además, el mal uso de efectos visuales solo distrae en los momentos cruciales, ya que desencajan en su totalidad con la ficción planteada y simplemente no se disfrutan como deberían, aunado a la extrañamente colocada edición y dirección que no permite apreciar cada escena de la forma en la que se debería. El reparto que es complementado por la propia Banks junto al esplendoroso Patrick Stewart, por Sam Claflin, Djimon Hounsou y Noah Centineo, entre otros, también deja bastante que desear, pues son desaprovechados en cuanto a su personalidad y proyección internacional, quedando en meros puntos sobre un guion co-escrito por Banks y Jay Basu. Mención especial para el mexicano Luis Gerardo Méndez, quien pese a sus pocas aportaciones, encanta y cumple en su cometido.

Charlie’s Angels nos trae de nueva cuenta a los personajes letales y astutos que han enamorado al mundo desde hace más de 40 años. Dentro de la nueva década se coloca en la partida con la batuta para visibilizar y fortalecer del empoderamiento de la mujer, pues el elemento feminista está presente, aunque desafortunadamente nunca encuentran su zona de confort para desarrollarse de manera adecuada y permitir así extender su poderío hacia sus 3 protagonistas.