La Chili, está de vuelta

La Chili, está de vuelta

1301
0
Compartir
Raquel Bigorra

Que gusto me dio ver de pie a María Antonieta de las Nieves. Hace apenas tres meses  murió Gabriel, su amado esposo. Toda la vida juntos, no es fácil recuperarse de una pérdida tan grande, y más, cuando siempre ella ha dicho que además de ser su alma gemela, fue su adoración.

Dejó Acapulco para venir a Cuídate de la Cámara y ahí estuvimos celebrando el cumpleaños de Edy Smol.

Edy y todo el equipo la recibimos como la reina que es y con el corazón en la mano nos estuvo contando lo duro que han sido estos meses. “No podía ni levantarme de la cama “, aseguró. “Sigo buscando su mano al despertar“ nos dijo conmovida. Además de su dolor,  también nos compartió hermosos pasajes de su vida.

El público que asiste al programa, estuvo mucho tiempo de pie aplaudiéndole su trayectoria. Nosotros bailamos a ritmo de la Chili, y nos volvimos a sentir niños. Xuxú, una de nuestras compañeras brasileñas, no pudo aguantar las lágrimas y lloró y lloró hasta contagiar a María Antonieta. Le confesó que creció viéndola en la tele en Brasil y no podía creer que la tenía enfrente.

Pero así todos, no dejábamos de verla con amor, admiración y respeto. En todos los años que he tenido la suerte de compartir con ella, siempre ha sido un sol conmigo. Amable, te abre el corazón y se entrega a compartir todo. Lo que le preguntes, como comunicador, tienes la certeza, que te lo va a contestar. Porque es maravillosa, porque es una estrella.

Durante la grabación del programa Se cambió de ropa y maquillaje. Un rato fue María Antonieta de las Nieves y otro rato fue la Chilindrina, pero siempre franca y con gracia. Educada y dulce, cómo la hemos visto toda la vida en la tele. Le cantó las mañanitas a Edy, junto al mariachi, nos cantó sus canciones y volvió también a ser niña, junto con

todos nosotros.¡A gozar que el mundo se va a acabar! La Chilindrina está de vuelta y esa es una buena noticia. Un personaje tan blanco y entrañable como la niña de la vecindad del chavo, debe ser eterno. Nos leemos próximo viernes. Les deseo un buen fin de semana.