Prevalece corrupción en la Alcaldía Cuauhtémoc

Prevalece corrupción en la Alcaldía Cuauhtémoc

326
0
Compartir

Las amenazas y corrupción por parte de funcionarios de la alcaldía Cuauhtémoc en contra de comerciantes del Centro Histórico, ahora está disfrazada con elementos de la Policía Auxiliar, quienes se encargan de sembrar el terror entre los vendedores, y protegen a los servidores públicos quienes extorsionan y exigen el cobro de piso.

A decir de los comerciantes, los llamados micro cuadrantes mediante los cuales se dividiría el espacio público, ahora Arturo Medina, funcionario del gobierno local, giró la orden de desplegar a uniformados para amenazar a quienes se nieguen a respetar el ‘Decálogo de Romería’, documento que les impuso la autoridad sin consultar a las organizaciones.

Para este fin de año, la instalación de romerías requiere de la extensión de vendedores en el espacio público, pero es ahí donde las autoridades aprovechan para subir la cuota que les piden a quienes comercializan algún producto en la calle.

“Además de que nos impusieron con amenazas algunas reglas para salir a vender en estos días, ahora también nos exigen un pago de por lo menos 10 mil pesos a la semana por organización, es decir, sigue la extorsión, aunque lo nieguen”, relató el señor Pedro.

Además de exigir dinero a los vendedores, tienen que cumplir algunos puntos, entre ellos instalar su puesto en un horario de 10 de la mañana a 6 de la tarde, aunque en algunos casos se extiende hasta las 10 de la noche.

“No nos pueden obligar con esos horarios. Cuando es romería debe estar instalada día y noche. Además quieren que levantemos diario nuestra mercancía, pero no es a todas las organizaciones, sólo algunas. La ley debe ser pareja para todos. Los extorsionadores del gobierno y de la alcaldía tienen a sus preferidos. Quienes les llenan más las bolsas”, denunció la señora Bertha.

Es decir, las autoridades de la alcaldía Cuauhtémoc junto con al gobierno capitalino, despliegan a la Policía Auxiliar para que los comerciantes respeten la serie de diez puntos que les impusieron, pero además les cobran la cuota respectiva.