El INE contra el ejecutivo

El INE contra el ejecutivo

172
0
Compartir
Foto, internet
Eduardo Betancourt

ANTES DE LA EXISTENCIA DEL ÓRGANO AUTÓNOMO, EL EJECUTIVO ERA JUEZ Y PARTE

El Instituto Nacional Electoral, se creó como un organismo público, autónomo, encargado de organizar, controlar y garantizar la imparcialidad en los procesos electorales de manera eficiente. Antes de su existencia, la postura del Poder Ejecutivo era ser juez y parte; los partidos políticos se entrometían en las elecciones y sin más, casi a mano alzada, una vez pasadas las elecciones decidían por su simpatía a nuestros representantes. Un caso aterrador que constituyó uno de los años más negros en México en materia de fraude electoral, fue el que se dio en 1988; es del dominio público que en esas elecciones triunfó arrolladoramente Cuauhtémoc Cárdenas, pero sin más, el siniestro, corrupto y sin duda criminal Carlos Salinas de Gortari, con el apoyo del ejército mexicano y auspiciado por los grandes capitalistas, usurpó la Presidencia de la República. Recordando lo anterior, en el contexto actual, el INE sufre severas envestidas, el ejecutivo quiere volver al pasado y ejercer control sobre las elecciones, algo que sin duda no solo es un retroceso para la legitimidad en las decisiones electorales, sino algo más grave, se está en el camino al desprestigio de la democracia y nos encontramos en la antesala de una nueva época para el detrimento a la vida institucional de nuestro país. Sin duda el INE no está conformado por los mejores, a través de la historia han sido los partidos políticos los que han determinado la ocupación de los puestos; hoy es necesario que los servidores públicos sean profesionistas de alto nivel educativo, pero sobre todo moral, que estén a la altura de lo que debe ser la imparcialidad democrática.

Compartir
Artículo anteriorLa palabra…
Artículo siguienteBandera verde