Acostumbrados a no trabajar, dirigentes campesinos buscan mediación del GCDMX

Acostumbrados a no trabajar, dirigentes campesinos buscan mediación del GCDMX

455
0
Compartir

Héctor García 

Ciudad de México.- Álvaro López Ríos, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, es dueño de uno de los membretes más longevos de nuestro país, solo superado por la Confederación Nacional Campesina y la UNORCA, organización que se encuentra en peligro de extinción.

Durante los años 90, según registros de SAGARPA, S.R.A y Registro Agrario, Álvaro López Ríos, se dedicó a realizar gestiones financieras ante diferentes instancias del gobierno federal y estatales, para poner en práctica diversos eproyectos agrarios a favor de los campesinos.

Las autoridades de ese entonces, confiadas entregaban los recursos económicos, con el único requisito de que más adelante la UNTA y su dirigencia entregaran los proyectos y las direcciones de los municipios y parcelas donde los aplicaban.
Nunca sucedía nada y cada año ocurría lo mismo, gestionar recursos públicos con el argumento de ayudar a los campesinos. Cuando las autoridades se resistían buscaban unirse tres más membretes enarbolando a las demandas de los campesinos mexicanos y casi siempre obtenían los recursos económicos para vivir cómodamente, pero sin dar cuenta de cómo gastaban ni a quien apoyaban.

En la administración de la 4-T, quieren hacer lo mismo, “chantajear” a las autoridades para seguir viviendo del presupuesto público a pesar de no tener vocación campesina.
Por ello, la Secretaria de Gobierno del GCDMX, Rosa Icela Rodríguez atendió a los “dirigentes campesinos” que conforman el Frente Auténtico del Campo (FAC), ofreciéndoles una mesa de trabajo.

La marcha fue encabezada por Álvaro López Ríos de la UNTA y había amenazado con reventar el desfile con motivo del 109 aniversario de la revolución mexicano, razón por la que el GCDMX les ofreció diálogo.