¡13 de noviembre!

¡13 de noviembre!

280
0
Compartir
Hugo Hernandez

Desde 2015, con la entrega del acta de nacimiento número mil para reconocimiento de identidad de género, el 13 de noviembre se conmemora en la Ciudad de México el día de la población tttrans, sin embargo, cuatro años después, siguen existiendo muchos pendientes en materia de su acceso a los derechos humanos y a políticas públicas que les permitan elevar su calidad de vida.

En el Quinto Encuentro TTTrans, se pretende visibilizar los avances en la materia a nivel nacional y detectar problemáticas regionales, con el objetivo de construir redes que contribuyan al fortalecimiento y ejercicio de los derechos humanos, convocando a autoridades locales y federales, además de activistas y expertos de toda la República; este evento tendrá lugar el 14 de noviembre en las instalaciones de la Segob.

El pasado 11 de noviembre, la organización Prodiana AC, participó en el 1er. Foro sobre políticas públicas con enfoque de derechos humanos, durante el cual, la directora de Diversidad de la organización, Ivette Fernández, externó su preocupación por impulsar políticas públicas y programas que garanticen los derechos en los distintos ámbitos de la vida de las personas que forman parte de la diversidad, como el acceso a la salud de las personas tttrans; un gran pendiente que hay en la vida pública de la capital.

De esta manera, en el marco del día de la población tttrans, resulta evidente la urgencia de que el Gobierno reafirme su compromiso con esta población para homologar las leyes y derogar las disposiciones legales que criminalizan, directa o indirectamente, la orientación sexual y la identidad de género.

LA QUE demostró su músculo en Iztapalapa, rumbo a la carrera por la candidatura de Morena, fue la diputada local Guadalupe Aguilar Solache, quien logró reunir a un nutrido grupo de diputados locales y federales, no sólo de su partido, sino también de otras fuerzas políticas, al rendir cuentas sobre su primer año de trabajo legislativo. Con decirles que hasta el senador Martí Batres robó el escenario y se echó un choro de casi 20 minutos para hablar de las reformas aprobadas cuando no era su espacio ni su momento.