Ley Bonilla

Ley Bonilla

264
0
Compartir
Eduardo Betancourt

EL GOBERNADOR ES UN RICO QUE TIENE UN PASADO PANISTA

Sin duda lo más grave de este país lo constituyen los políticos, personajes siniestros, vanidosos, ignorantes y eso sí, ladrones despiadados. No será fácil acabar con esas lacras, ya que inclusive se ha llegado a hablar de que son un mal necesario.

Por supuesto nuestra opinión tan despiadada de los políticos, acepta que hay casos de excepción que se dedican a la vida pública con una gran vocación de servicio y con honradez acrisolada.

Ante lo anterior y manteniendo nuestro pésimo criterio hay un claro ejemplo de indignidad política, quien acaba de tomar posesión como gobernador del estado de Baja California y es precisamente Juan Bonilla, electo por dos años y quién sin más ahora se quiere acaparar tres más, ello sin ninguna razón más que como es cotidiano, el capricho y ambición por mantenerse en un cargo del que jurídica y constitucionalmente será imposible.

Bonilla es un personaje siniestro insaciable y carente de ideología nacionalista. Triunfó por el Partido en el poder (MORENA), el cual se supone es liberal y de izquierda y Bonilla al igual que muchos de sus correligionarios es un rico con una historia panista que no le importó cambiar de bando como es cotidiano, todo con tal de llegar al poder.

Bonilla es indigno, despreciable por sus ilimitadas e inocuas aspiraciones de gobernar un estado que muchos otros, reclama de buenos gobernantes y es de los que menos ha tenido.

Será difícil que Bonilla se salga con la suya y lo más seguro es que la corte declare que las ambiciones desmedidas del gobernante son inconstitucionales.

Compartir
Artículo anteriorLa Wanders
Artículo siguiente20 años con culpa