El corazón de un ladrón o cómo no ser un ojete

El corazón de un ladrón o cómo no ser un ojete

136
0
Compartir

La situación en cualquier país es difícil, personas sin empleo o sin oportunidades se convierten en ladrones que despojan a la persona de sus pertenencias sin saber que estas pueden ser un medio para subsistir también: en Rusia un hombre que había robado un auto lo devolvió, todo porque pertenecía a un orfanato para niños discapacitados.

Cuando el automóvil fue robado, reporteros de NTK (un medio local) se hicieron eco, y en su noticia, mostraron que el automóvil es necesario para niños con discapacidades y que este es el único automóvil que tenemos para llevar a los niños a las instalaciones médicas“, explicó el director del orfanato, Jamzat Malságov.

Debido a esto prescisamente es que el autor del crimen se enteró de la situación y un sentimiento de remordimiento lo hizo entrar en razón para hacer lo correcto. El hermano del director recibió un mensaje que avisaba la ubicación del auto; Dentro del automóvil, aparcado cerca de una estación de tren, en la ciudad de Nazrán, se hallaron tanto las llaves como toda la documentación. Además, la cerradura, que fue forzada para abrir el vehículo, estaba reparada.

Pareciera un final feliz para el orfanato, pero más aún que eso, fue un extraordinario final feliz: Anteriormente el auto había sido donado por el diputado de la Duma Estatal rusa, Aliján Jarsíev, y era el único vehículo que la institución tenía a su disposición; al enterarse del robo, decidió regala otro a la institución.

También te puede interesar:

Las islas privadas pasaron de moda; lo de hoy son las montañas privadas.