‘Terminator: Destino oculto’: ‘Sarah Connor’ salva el día

‘Terminator: Destino oculto’: ‘Sarah Connor’ salva el día

327
0
Compartir

Una cinta que hace justicia a lo que representa la famosa saga, pero que no está a la altura de las primeras entregas

 

Harry Plus

 

Es innegable el hecho de que en algún momento de nuestra vida hemos sido parte del éxito de las primeras entregas dentro de la franquicia de ‘Terminator’, pues ‘T1’ y ‘T2: El juicio final’, marcaron una época y una pauta en cuanto a la forma en la que se abordaba en el séptimo arte, las historias con elementos futuristas. Elemento de ciencia ficción que causaba temor para el espectador, pues el hecho de que las máquinas y computadoras provocaban el fin de la humanidad, era signo de alarmarse y más para los años en los que se estrenaba, y aunado a eso, que un cyborg del futuro viajara hacia el pasado para exterminar a la única persona indicada para salvarnos, lo volvía todavía más emocionante. 35 años después llega a la pantalla grande la secuela directa de dichas producciones, ‘Terminator: Destino Oculto’, una cinta que regresa a los orígenes de la exitosa franquicia y que retoma personajes que engancharan tanto a la vieja escuela como a las nuevas generaciones, para cimentar las bases de una nueva trilogía.

En el pasado se encuentran películas como ‘Terminator: La rebelión de las maquinas’ (2003), ‘Terminator: La salvación’ (2009) y ‘Terminator: Génesis’ (2015), producciones cinematográficas que pasaron al olvido y que desafortunadamente dejaron una gran mancha dentro de la historia de la saga, pues parecía maldita la oportunidad de refrescar una historia sumamente compleja, desatinos y malos manejos auguraban un cierre definitivo para continuar contando historias acerca de ‘Skynet’, el ’T-800’ o las consecuencias de las acciones de la familia ‘Connor’, ahora, de la mano de los actores latinos Diego Boneta, Natalia Reyes, Gabriel Luna, la canadiense Mackenzie Davis y el regreso de los veteranos Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton, todo parece tener un rumbo nuevo.

La continuación nos lleva a mirar de nueva cuenta a la poderosa ‘Sarah Connor’, que en esta ocasión une todas sus fuerzas junto a una mujer cyborg (‘Grace’) para proteger a una joven ‘Dani Ramos’ de un extremadamente poderoso y nuevo ‘Terminator’. Como tal, la historia dirigida por Tim Miller, hace gala de los avances tecnológicos de actualidad y entrega una estupenda estética visual que te adentra sin inconveniente en un mundo desolador y expectante para recibir el apocalipsis. Los gráficos y la fluidez con la que se llevan acabo las batallas la hacen lucir de sobremanera, aquí la acción está a la orden del día y desde el primer momento estamos inmersos en ella, el ritmo es incesante y no da respiro alguno, pues todo se va desarrollando de manera acelerada para llegar hacia el encuentro final.

Uno de los mayores aciertos lo encontramos en el trío protagónico, pues tenemos a 3 mujeres fervientes y poderosas, quienes ante la adversidad demostraran su portento y darán hasta lo imposible para salvar a la humanidad, están dotadas de una construcción elocuente y en línea con respecto a lo que la trama propone, sin necesidad de caer en exagerados diálogos o situaciones de empoderamiento, aquí entendemos que tal cual ellas son la única oportunidad que tenemos para sobrevivir, no hay porque complicarlo dando explicaciones, la mujer es fuerte y se entiende a la perfección. Mackenzie y Natalia Reyes son un extraordinario añadido, se sienten en confort y papel. Aunado a esto el regreso de viejos lobos de mar como Arnold o Linda Hamilton dotan a la historia de una nostalgia pura y energética que te mantendrá al filo del asiento, su relación es palpable y el espectador se enamorará de ellos (mantienen conversaciones sumamente agradables). Mención especial para Gabriel Luna como el nuevo ‘Terminator’, el ‘Rev-9’, una maquina de matar que mantiene una mirada penetrante y terrorífica, un añadido que de verdad inquieta e incomoda pues su deseo de exterminar traspasa fronteras y su casi indestructible construcción lo vuelven alguien letal y digno de tomar en cuenta.

La dirección de Tim Miller es la correcta para redimir a una franquicia que en los últimos 20 años había luchado contra viento y marea para encontrar el tono adecuado para expandir el universo planteado con anterioridad, se hace justicia a lo que significa Terminator y da la pauta para que se construya de manera sólida una nueva trilogía. Además de que encontramos diversos elementos que juegan un papel protagónico y de suma importancia como lo es el soundtrack compuesto por Junkie XL, el cual te permite vivir con intensidad las emociones y vibraciones por las que los personajes están pasando, el detalle estético está sumamente cuidado y se nota, por lo que se agradece el arriesgar con este tipo de propuestas.

A pesar de lo nuevos elementos y el planteamiento de una nueva narrativa, desafortunadamente encontramos que con ‘Terminator: Destino Oculto’, todo el peso recae en el favor del recuerdo y de los elementos hacia el pasado, ya que se mantiene a flote gracias a las incorporaciones de ‘Sarah’ y el ’T-800’, así como a los guiños y referencias que a más de uno le encantarán, pero como secuela directa carece de los fundamentos y argumentos necesarios para ser tomada en cuenta, pues por si sola no posee los compuestos adecuados para sustentar su existir, y es que los nuevos parámetros y lineamientos con los que se cambia el futuro carecen de una explicación lógica para justificar su planteamiento y desarrollo, no se encuentra un tratamiento profundo dentro del guion para explicar y ahondar en las consecuencias de los actos. Se dejan cabos sueltos y dudas con respecto a la trama, algo esperamos resuelvan en posteriores entregas.

Otro elemento negativo es el de su duración, un factor determinante para que la audiencia probablemente no empatice del todo con la historia, y es que lo extenso e innecesario de diversas escenas o situaciones la vuelven innecesariamente tediosa y ocasionan que se pierda el interés o el nivel de adrenalina que se manejaba en los minutos previos. El trabajo de edición tenía que ser más pulcro y compacto para narrar una trama de manera más enérgica y fluida. Para los últimos 30 minutos simplemente deseamos que acabe por la paz, ya que se redunda dentro de los conflictos y se vuelve reiterativa en cuanto a su accionar. Además de que su inicio es por momentos torpe e inexperto, tomando el verdadero rumbo y relevancia para cuando ya ha transcurrido la primera media hora de metraje, algo que podría perder la atención en quien la ve.

‘Terminator: Destino Oculto’ es una secuela que hace justicia a la historia, y aunque contiene diversos conflictos que le niegan el estar a la altura de sus predecesoras, plantea nuevos elementos que tienen el potencial para desarrollarse de manera adecuada y lo equilibran con la justa dosis de nostalgia al pasado para brindar mayor fortaleza y enganchar tanto a las nuevas como a las viejas generaciones. El futuro de la humanidad sigue en juego y tendremos que esperar para descubrir su desenlace.