‘Día de muertos’: Retomando una mágica festividad mexicana

‘Día de muertos’: Retomando una mágica festividad mexicana

255
0
Compartir

Una emotiva e importante celebración a la muerte que se desaprovecha de mala manera; una cinta que carece de personalidad y profundidad

 

Harry Plus

Cuando hablamos del Día de muertos, celebración que honra a nuestros muertos y que se realiza los días 1 y 2 de noviembre y está vinculada a las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos, sin duda sabemos que es una de las festividades más emblemáticas e importantes de nuestro país, y por ello no es extraño que llegue a nuestra memoria la cinta de Disney y Pixar ‘Coco’, una sensible producción que retrata de manera respetuosa una celebración ancestral que forma parte inherente de nuestra cultura, es por eso que cuando el director Carlos Gutiérrez Medrano y el equipo mexicano de Metacube se enfrentaron a la problemática norteamericana que les aventajó y ganó los derechos para lanzar primero su producción, ellos tuvieron que esperar 2 años más para tener la oportunidad de mostrar su propia visión de una brillante alegoría con la película ‘Día de muertos’, producción que prometía desbancar lo hecho por la compañía del ratón, o al menos eso creían.

La historia nos lleva a un pequeño pueblo en México donde los espíritus regresan una vez al año durante el Día de muertos. Ahí vive ‘Salma’, una joven de 16 años que es la única en el pueblo que no puede traer y honrar a nadie pues no conoce el paradero ni identidad de sus padres. Desde pequeña lo ha investigado sin éxito, hasta que un día junto a sus amigos ‘Jorge’ y ‘Pedro’, descubren una pista que los lleva por un camino lleno de aventuras, fantasmas, calaveras y un hombre sumamente misterioso.

De entrada es importante recalcar que esta producción se enfrenta a una gran barrera llamada ‘Coco’, pues las comparaciones y las similitudes permean sobre la cinta mexicana, ya que al final del día ambas tratan de retratar a través del séptimo arte el misticismo que representa la muerte y la forma tan colorida que tiene el mexicano para celebrarla, es ahí que encontramos uno de los puntos más buenos en ‘Día de muerto’s, el arriesgarse y competir con una producción norteamericana de alto presupuesto asumiendo sus limitaciones y esforzándose para no dejarse vencer por ellas. Una animación totalmente destinada para la familia, que nos lleva por una épica aventura hacia el inframundo y que probablemente deleitará a los pequeños del hogar.

Dentro de las cuestiones negativas que encontramos en esta producción, la más importante sin duda es la de su historia, pues estamos ante una trama totalmente desangelada y plana que poco o nada le hace justicia a la festividad mexicana, ya que en ella se encuentran de primera mano personajes carentes de personalidad y carisma que difícilmente podrán conectar con el espectador, con esto ya se tambalea la aventura, pues además el desarrollo de la misma se siente fuera de lugar y es inverosímil, carente de fantasía y tacto, pues el Día de muertos queda desafortunadamente relegado y poco desarrollado, negándose la oportunidad de expandir y explorar el misticismo que representa una celebración tan exquisita y basta. Falta de ingenio y versatilidad para abordarla es lo que abunda por aquí.

El reparto de doblaje compuesto por Memo Aponte, Alan Estrada y Fernanda Castillo, se encuentra sumamente limitado por la película, pues no solo se tienen diálogos paupérrimos, falsos y sin sentimiento, si no que también la construcción de los protagonistas es nula y no da oportunidad a que se ahonde en ellos y en su interior, no se permite conocerlos, por lo cual los pequeños del hogar puede que no encuentren en esta cinta, elementos o personajes con los que puedan crear un vínculo de complicidad, de empatía, ni por las propias ‘calaveritas’ que acompañan a los personajes y que juegan un rol netamente cómico, pues se sienten desentonadas y burdas. Se suman elementos caóticos que acompañados también por las limitantes de su animación, que carece de la fluidez deseada, ocasionando así una decepción y un mal sabor de boca ante lo presenciado en pantalla.

‘Día de muertos’ es el claro ejemplo de una buena intención mal ejecutada, ya que su nobleza para tratar de proyectar ante las audiencias la perspectiva mexicana sobre la famosa festividad cae en un abismo que inherente a sus limitaciones, solamente genera desencanto y un sentimiento de fracaso, al final, el peso de lo que representa la cinta de Disney y Pixar termina por pasar factura.