‘Los Locos Addams’

‘Los Locos Addams’

244
0
Compartir
Animación que poco o nada le hace justicia a los icónicos personajes que enamoraron a las familias de los años 60’s

 

Harry Plus

Calificación: Regular (2 estrellas de 5)

Cuando hablamos de series de televisión icónicas, terror y muchísimo humor para toda la familia (junto con uno de los temas musicales más emblemáticos hasta la fecha), sin duda llega a nuestra mente el alegre recuerdo de un grupo de extrovertidos personajes con intereses macabros, con habilidades sobrenaturales, situaciones de extrema incomodidad pero un amor que va más allá de las barreras, pues ‘La Familia Addams’ nos enseñó a disfrutar las desventuras de la vida. A lo largo de los años han tenido diversas adaptaciones en diferentes formatos, pero en esta ocasión llega su primera cinta animada que promete entretener a todos por igual.

En esta nueva historia, ‘Gomez’ y ‘Morticia’ preparan la visita de su numerosa familia para celebrar la ”Mazurka con sable” en honor a ‘Pugsley’, un rito de iniciación en el que demostrará su aptitud para convertirse en un hombre digno. Pero, mientras están inmersos en los preparativos de esta celebración, la familia ignora que su vecina, el fenómeno televisivo ‘Margaux Needler’, planea construir una comunidad prefabricada, perfecta y de lo más pop, pero ‘Margaux’ entra en pánico al descubrir la mansión de la familia ‘Addams’, es un claro impedimento en su sueño de vender todas las casas del barrio a personas selectas.

Desafortunadamente la nueva adaptación, pese a contar con una muy buena propuesta visual, se torna desangelada y sin sentido, y es que no solo basta con tener los ingredientes adecuados para narrar una historia lúgubre y entretenida para toda la familia, aquí se desaprovecha el material y no se logra hacer justicia a los personajes que han marcado a generaciones con el pasar de los años. La historia peca en su simpleza y en el devenir de sus acontecimientos, probablemente los niños encuentren algo de atractivo en los retorcidos miembros de la familia, pero para el público adulto se torna en un suplicio cinematográfico.