Te harán reír y también llorar

Te harán reír y también llorar

703
0
Compartir

TV Azteca estrenará Viajando con los Derbez, quienes deciden irse de vacaciones a Marruecos durante un mes, visitando diversos puntos turísticos de ese místico país árabe, viviendo emociones y la forma de ser que hasta ellos se sorprenden, ya que, aunque son familia, desconocía sus sentimientos. Es de suponerse, porque los hijos crecieron sin la imagen paterna tan cercana, sobre todo José Eduardo (hijo de Victoria Ruffo) que veía poco a Derbez porque le quitaron al actor la patria potestad de su hijo.

Se integraron Aislinn, su esposo Mauricio Ochmann, su bebé, José Eduardo, Vadhir, Aitana, la cuarta hija de Eugenio con Alessandra Rosaldo. Así viajaron en una casa rodante (Motorhome) al desierto del Sahara, a donde llegaron a cuatro casas de campaña muy bien equipadas, pero sin calefacción; sintieron el invierno arropados, y para rematar, una letrina para todo el clan.

También los vimos volar en estos paracaídas, donde se subieron los cuatros hijos y el papá, cada quien en su turno, pero para esto, José Eduardo es el que más sufría porque su forma de vida es de mirrey, jr, fifí, acostumbrado a los placeres gustosos de su edad: su traguito, cigarrito, levantarse tarde, su papá le cambió la cambió la vida, porque la disciplina no se le da al muchacho.

Por cierto, volaron en esos aparatos y todos bajaron sanos y salvos de las alturas, pero Eugenio estuvo a punto de sufrir un accidente porque no le respondieron los mandos del aparato tipo paracaídas.

Lo impactante de la serie, que seguramente ganará premios por lo bien realizada, fue el último y no por despedirse de un mes de vacaciones, sino porque en la cena para festejar el cumpleaños de Vadhir, sugirieron que los hijos expresaran unas palabras para el festejado, pero se sesgó la plática hacia a Eugenio y fue aquí donde afloraron los sentimientos y todos lloraron, sobre todo porque Eugenio y sus tres hijos mayores por vez primera conocieron más de cerca a su padre. Algo tan real, como lo que vivimos millones de familias.

Son ocho capítulos que le gustarán al televidente porque es una serie exclusiva, única en el género de los reality shows, porque no fue actuada sino espontánea, fresca y hasta morboso porque siempre quiere uno enterarse de los chismes ajemos y más, meterse al seno de una familia de gente famosa. Un bravo para todos los Derbez, son únicos.