‘Maléfica: Dueña del mal’: Redescubriendo a la antagonista

‘Maléfica: Dueña del mal’: Redescubriendo a la antagonista

264
0
Compartir

El regreso de la icónica villana de Disney se siente totalmente innecesario y desafortunadamente no llega a las alturas deseadas

Harry Plus

Calificación: Pésima (1 estrella de 5)

 

Uno de los aspectos más representativos dentro del universo creado por The Walt Disney Company a lo largo de los años es el de sus queridas ‘Princesas’, icónicos personajes que han dejado una marca estructural e imborrable dentro de las pequeñas generaciones que han crecido observando sus aventuras durante décadas, aunque de entre todas ellas hay una en especial (‘Aurora’) que contiene en su valeroso cuento a un personaje igual de valioso que ella, pues la villana ‘Maléfica’, popularizada a nivel mundial en 1959 gracias a la decimosexta película creada por los estudios Disney (‘La bella durmiente’), se había convertido en el emblema por excelencia de maldad y odio, pero en 2014 todo cambia con la realización de una versión live-action de la famosa antagonista, encarnada por Angelina Jolie, y que le vale ganarse el cariño de la gente transformando así a esta villana en una anti-heroína de la modernidad. 5 años después llega a la pantalla grande una no tan esperada secuela que promete deleitar a los amantes de la fantasía y a los adoradores de la ‘Maléfica’ de Jolie.

Como se comentaba, han pasado cinco años de los acontecimientos de la primera película y la vida pacífica en el ‘Páramo’, con las hadas y los animales fantasiosos toma un giro inesperado cuando el ‘Príncipe Phillip’ le propone matrimonio a ‘Aurora’ y ella acepta sin pestañear. Desconocido para todos, la madre de ‘Phillip’, la ‘Reina Ingrith de Ulstead’, planea usar la boda para poner en contra a las hadas y a los humanos para siempre, creando una guerra despiadada con el único propósito de saciar una venganza personal. Con ‘Maléfica’ y ‘Aurora’ encontrándose a sí mismas en lados opuestos de una batalla inminente, las dos cuestionan su vínculo y si pueden ser una verdadera familia.

Algo que se debe destacar sin chispar al observar esta producción es el diseño de vestuario creado por la norteamericana Ellen Mirojnick, quien se muestra sublime y nos regala el mejor apartado dentro de la cinta, pues el gran colorido y lo vistoso y atrayente de la indumentaria utilizada por los personajes junto con toda la estela visual que envuelve el misticismo y la fantasía en ‘Maléfica: Dueña del mal’, debería valerle sin lugar a dudas una nominación dentro de la próxima entrega de los Premios de la Academia (situación que tendrá que esperar unos meses más), y es que crea magia a través de cada uno de los tejidos, objetos y elementos que dan vida a esta ficción. Es hermoso y tiene que reconocerse el trabajo elaborado dentro de una película que no contiene grandes aspiraciones.

Además el acompañamiento visual crea una experiencia sin igual que adentra con elegancia y delicadeza al espectador en el universo ficticio de ‘Maléfica’, la inmersión hacia cada uno de los detalles dentro del majestuoso ‘Páramo’, las adorables criaturas que lo habitan, las estructuras colosales como los castillos o el apartado que representa los efectos mágicos del personaje de Jolie o de las hadas, como es ya característico de esta compañía del ratón, luce y se luce con creces, algo que en especial para lo más pequeños del hogar será sumamente atrayente, pues quedaran fascinados con la fantasía que representa dicho universo, aunque probablemente los más grandes lo encuentren alucinante por igual.

Desafortunadamente en ‘Maléfica: Dueña del mal’, encontramos un apartado que la vuelve sumamente insufrible y que ocasiona que no cumpla con las expectativas puestas sobre ella, pues la historia carece de cimientos sólidos y lógicos que justifiquen su existir, brindando la sensación de que era totalmente innecesario…