Enferma de cáncer siempre pensó en la vida

Enferma de cáncer siempre pensó en la vida

294
0
Compartir
(Foto internet)

Tuvo treinta quimioterapias que la debilitaron, pero jamás la vencieron.

¿SENTISTE ALGUN SÍNTOMA DEL CÁNCER?

“En un gran número de personas no existe ningún síntoma, hay varios tipos de cáncer y alguno te puede dar dolor o sientes alguna cosa extraña, incluso cuando ya me diagnosticaron, el doctor me preguntó si estaba cansada”. “Al final del día por mucho que me tocaba nunca sentí un tumor y cuando fui yo no había sentido nada extraño, fui a mi revisión, aunque ya se me había pasado 10 meses, cada año me regalaba la revisión de cumpleaños. De repente me dijo el doctor, tienes algo que no tenías la vez pasada, era el tumor del lado izquierdo. Él me dijo ‘creo que tiene que buscar un oncólogo’, pero gracias a que fui al doctor, me lo detectaron a tiempo. Siempre estuve al pendiente de mi salud”.

¿SE PUDO DETECTAR ANTES?

Rebasé mi fecha, pero de todos modos eso no se puede evitar, simplemente si tienes un tumor canceroso tienes que ver de que se trata. Me ofrecieron que si quería una biopsia, le dije que si tengo algo que no es mío, pues que me lo quiten ( y después la bioxia).

Lo más importante es tener esa conciencia de entre todas de cuidarnos las unas a las otras”. “También los muchachos se tienen que cuidar porque hay mucho cáncer de testículos en muchachos jóvenes, también se tienen que cuidar de un cáncer de próstata, pero a veces somos muy desidiosos, todavía no tenemos el hábito por la prevención”.

DESPUÉS DE QUE TE QUITARON EL TUMOR, ¿CUÁL FUE EL TRATAMIENTO?

“Los casos son muy personales, me hicieron una mastectomía y perdí una parte de mi ceno izquierdo pero pude conservar la mamá, luego me quitaron el tumor, también los ganglios porque te hacen una prueba que se llama Ganglio Centinela. Con ese estudio vieron que no tenía otro mal en otra parte”. “Después de eso empecé un tratamiento de nueve quimioterapias, pero al final me tocaron 15, y después me tocaron 30 radioterapias porque era un tumor pequeño pero muy grave. Porque también los tumores tienen diferentes grados y el mío era de los más peligrosos”.

DESPUÉS DE SALVARTE, ¿QUÉ CAMBIO HUBO EN TI?

“Se potenciaron ciertas ideas que siempre había tenido de la vida y que con el privilegio que tengo de seguir viva, quiero seguir potenciando. Ahora tengo un tiempo para seguir tratando de ser una mejor persona”.