Crónica de un desastre

Crónica de un desastre

114
0
Compartir

Ciudad de México.- Según los cronómetros, aludiendo a tiempos más exactos, en 52 minutos se derrumbó una temporada histórica de 106 victorias, cuando los Washington Nationals lograron empatar a Los Angeles Dodgers, en la mismísima casa del angelino.

Y lo impensable, aunque al final en el fondo se veía venir, se dio cuando el futuro Salón de la Fama, Clayton Kershaw, entrando de relevo, dejó ir el Juego 5.

La realidad es que algunos expertos y analistas, quienes se acostumbraron a ver a Kershaw fallar a la hora buena, ni se inmutaron ante los envíos de este lanzador, porque más allá de su gran calidad y espectaculares números, siempre batalló en las instancias importantes.

Un año repleto de éxitos, hinchado de promesas, terminó desinflándose de forma dramática. Llegar por tercer año consecutivo al Clásico de Otoño, y tal vez cumplir con aquel adagio que dicta: la tercera es la vencida, ya no tendrá siquiera opciones de poder cumplirse.

La escuadra del histórico pelotero mexicano, Fernando Valenzuela, el mejor equipo de la Liga Nacional, la organización que hace tantas cosas bien, fracasó en el momento más inoportuno.

Y luego del desaguisado, en las horas de la resaca, con las repercusiones que podrían devenir por la derrota 7-3 ante Nationals en un decisivo Juego 5 de la Serie Divisional disputado a 10 innings, podrían presagiarse algunos despidos o dimisiones, porque lo de la noche del miércoles en el Dodger Stadium no es cosa menor.

“Ahora, veo que todo lo que dice la gente sobre la temporada es cierto”, aceptó Clayton.

El manager, Dave Roberts, quien entre la voz popular es señalado como el culpable, de ahí que se pide cortarlo de tajo, defendió su toma de decisiones, pasando por alto el descontento generalizado, en el que existen voces que consideran como lamentable su accionar.

“Si la culpa termina recayendo sobre mí, no tengo problemas al respecto”, se limitó a decir.

Se critica en demasía y de forma puntual la estrategia de Roberts, pues sus cambios parecían sin razón de ser.

“Tenía sólo una labor que cumplir: sacar tres outs. Sólo logré sacar uno”, afirmó Kershaw.

“No logré sacar los otros dos y terminaron por encima de la barda y eso nos costó el partido, justo allí. Es una sensación terrible. No hay excusas. Simplemente no hice los pitcheos correctos y un jugador del otro equipo la mandó por encima de la barda en dos ocasiones”, agregó.

Se habla de que Dave Roberts no seguirá más en la organización angelina. Alguien saldrá raspado por el último desastre.

Con un plan fallido a todas luces, acabó la temporada de los Dodgers. Pasó del cielo al infierno. Apuntaba como el equipo que acabaría con 31 años sin un campeonato. Todo quedó en una buena temporada.

 

DATOS

Batazo

Los Nationals consiguieron la ventaja definitiva en la décima, gracias a un grand slam de Howie Kendrick.

Extraño

Kershaw jamás había concedido un par de jonrones en pitcheos consecutivos durante la temporada regular, según la investigación del Elias Sports Bureau.

 

FRASES

“No es culpa de él (Clayton), nos pusimos rápido adelante 3-0, Walker (Buehler) hizo tremendo trabajo, nos mantuvo en el juego, y tuvimos muchas oportunidades de anotar más carreras y no lo hicimos”

 

“Kershaw que diga que es culpa de él, lo entiendo, es una persona sumamente humilde, siempre tiene el corazón en la manga, pero no es culpa de él”

 

“Es una derrota de 25 jugadores y no de uno solo”

Enrique Hernandez

Jardinero izquierdo

de LA Dodgers