Dardo inquieto

Dardo inquieto

278
0
Compartir

LOS DARDOS DE BRACHO
CARLOS BRACHO

SÍ, EL NORTE DE MÉXICO ESTÁ PRESENTE

Estuve en una gira por varias ciudades de la Baja California: Mexicali, Tijuana y Ensenada. Lugares cálidos –por su gente y por el clima– y cada año en que me presento con ellos, recibo parabienes y buenos deseos. Yo trato de retribuir dichos halagos dando a conocer libros míos y charlando con el público de las cosas que nos afectan o que nos producen satisfacciones. Y las cosas gratas son muchas: el amor que a México le tienen, el trabajo que todas y todos desarrollan en sus comunidades, en los comercios, en sus industrias y lo hacen con entrega, con ahínco, con la fe arraigada en tener un México mejor. Todas sus mujeres son dignas representantes de los mejores valores republicanos. Todos sus hombres colaboran con su actividad a sostener un nivel económico sustentable que rinda los beneficios que requiere la sociedad entera. El clima y la geografía, en muchos casos, no les es favorable, pero los norteños son, en el mejor sentido, tozudos, emprendedores y no se arredran ante circunstancias adversas. Sí, el Norte de México está presente. Ahora, señalo algo que los afecta, que a esas personas les provoca una serie de conflictos y confusiones, mismos que me fueron dichos a viva voz: se sienten afectados con los recortes económicos a las distintas áreas; culturales, sociales, médicas. Sufren los embates del crimen organizado y no perciben mejora alguna. En el ámbito cultural resienten los ajustes económicos y han tenido que sobrevivir echando mano a la inventiva para no caer en la nada. Sufren en carne propia al no tener informaciones precisas de los aconteceres y planes políticos del Gobierno. La gasolina que surte a los transportistas y a los automovilistas, la gran mayoría son expendedoras de marcas extranjeras y no ven ninguna de PEMEX. Yo cerraría este comentario norteño diciendo que estos males son los que he captado que existen en todos los estados de nuestra República que he visitado. Gobernantes: ¡Atención!

Compartir
Artículo anterior¡Impunes!
Artículo siguienteTurismo en la Miguel Hidalgo