La Máquina se quita paternidad del América con goleada

La Máquina se quita paternidad del América con goleada

165
0
Compartir

Ciudad de México.- Justo cuando se le venía la noche a Cruz Azul, Roger Martínez se hizo expulsar, y éste le abrió el camino a los celestes para una victoria que fue contundente, pero sobre todo vitamínica.

Esta vez los locales, a pesar de que parecían titubear, aprovecharon los yerros del rival, pues cuando eran uno más en el terreno de juego marcaron los goles que la final le dieron forma a la victoria 5-2.

FANTASMAS

Robert Dante Siboldi se la jugó con Juan Marcelo Escobar y, junto a Pablo Aguilar, la zaga central celeste fue paraguaya. Había que moverle.

El Piojo, por la circunstancia de la lesión de Giovani dos Santos en el Clásico Nacional, sólo modificó mandando en su lugar a Andrés Ibargüen, cómo se adelantó en la previa.

Ya en la radiografía del duelo, el primero que lo intentó a puerta fue el visitante, pero el cabezazo de Bruno Valdez salió desviado.

La respuesta del celeste fue con un tiro libre que se fue abierto, y la que siguió fue el tanto para ponerle número al partido.

Tiro de esquina por izquierda del ataque local que remató con certero cabezazo Julio César Domínguez. Era el minuto 16 y entonces se vino el dominio celeste y la figura agrandada de Guillermo Ochoa.

El portero americanista, con una gran atajada, evitó el segundo, y con otro par de intervenciones mantenía en el juego a los suyos.

Una máquina bien enchufada lucía dominante, pero además maniatando a un crema carente de ideas en ataque.

Sin embargo, al 37′, tras una serie de toques, Guido Rodríguez probó de lejos, y la mandó a guardar esquinada para el empate.

Y al 41′, en un jugada que el forastero peleó con mucha bravía, el balón le cayó a Henry Martín, quien perfilado y de frente al área, no perdonó para poner el 1-2.

DE TONO CELESTE

El complemento inició con una desviada abajo de Ochoa y otra de José de Jesús Corona al tiro de Renato Ibarra. Paradón del guardameta cementero.

Y las noticias para el de Coapa fueron malas enseguida, pues Roger recibió roja directa, y en su camino al túnel le hizo algunas señas a la porra de casa.

Pablo Aguilar, otra vez después de un córner, con certero testarazo colgó el 2-2. El tiempo estaba dispuesto para el cuadro anfitrión, ante diez.

Efecto inmediato, otra vez en una jugada a balón parado, Roberto Alvarado anotó el tercero con la cabeza y Orbelín Pineda el cuarto, angulado.

Y el 5-2 fue obra de Jonathan Rodríguez, luego de aprovechar otra falla de Valdez, pues le dejó la bola a placer.