Viajó en su nave

Viajó en su nave

497
0
Compartir

Hablar de José José es hablar de una vida talentosa, productiva, intensa y también escandalosa. Fue uno de los cantantes más exitosos; su voz encantó a todos. Sus canciones han dado la vuelta al mundo. Su carisma y galanura envolvió el sentimiento y lo depositó en los corazones de su público.

Toda carrera privilegiada trae consigo episodios no tan agradables, adicciones, infidelidades, abusos, decepciones. José José vivió todo eso; gozó, pero también sufrió; ganó, pero también perdió; cantó, pero también calló.

En este especial nos subiremos a la nave del olvido del Príncipe, conoceremos sus amores y querencias, consultaremos su almohada, deduciremos el por qué de su tristeza, descubriremos por qué lo que un día fue, ya no será. Acompáñenos en esta melodía, la del gran José José.

LO PASADO, PASADO

Bien dice su canción: “Ya lo pasado, pasado”; pero ese pasado fue crucial y determinante para la vida de José Rómulo Sosa Ortiz, más conocido como José José. Nació en Clavería, Ciudad de México, el 17 de febrero de 1948. Criado en una familia de músicos, comenzó su carrera tocando la guitarra y cantando en serenatas durante la adolescencia. Más tarde se unió a un trío de jazz y bossa nova en el que tocaba el bajo.

Fue el primogénito de José Sosa Esquivel, famoso tenor de ópera, y de la concertista de piano Margarita Ortiz Pensado. Comenzó a definir su carrera como cantante en los inicios de los años 1950, cuando participó en el coro de su colegio. Posteriormente aprendió a tocar la guitarra y continuó su educación formal. Su padre no permitía que en su casa se tocara música popular; sin embargo, José cultivó su estilo musical con éxito, gracias a su mentor, el cantante Pepe Jara. Cuando su padre abandonó el hogar, en marzo de 1963, José formó un trío musical con su primo Francisco Ortiz y su amigo Alfredo Benítez, dando así inicio a su carrera como cantante a sus 15 años.

LA NAVE EMPRENDE EL VIAJE…

José José entra al estudio de RCA Víctor en la Ciudad de México y bajo la supervisión de los compositores Rubén Fuentes y Armando Manzanero, edita su primer álbum LP en 1969. A partir de este LP, José adopta como seudónimo artístico José José: el primer José por su primer nombre y el otro, por su padre, quien había muerto en 1968, víctima del alcoholismo. Ese mismo año se convierte en un cantante de voz prodigiosa, tras el lanzamiento de su primer éxito: La nave del olvido, escrita por el compositor argentino Dino Ramos, la que se convertiría en su carta de presentación. El 15 de marzo de 1970 participa en el Festival Internacional de la Canción Latina con el tema El triste, de Roberto Cantoral García y Manuel Marroquín, obteniendo el tercer lugar. Debido a que este evento se transmitió al mundo vía satélite, El triste tuvo una gran aceptación entre los presentes, incluyendo a los afamados artistas Angélica María, Alberto Vázquez, Raúl Vale y Marco Antonio Muñiz, entre otros. La melodía se convirtió inmediatamente en un éxito internacional, lo que le permitió iniciar sus presentaciones por todo el continente. Durante toda la década de 1970 José siguió colocándose en el gusto del público con canciones como Es que te quiero, Vive, El Príncipe y Todo es amor, entre otras. Debido a uno de esos temas se le bautiza como El Príncipe de la Canción. En abril de 1970 viaja a Los Ángeles, California, a recibir su primer Disco de Oro.

En 1977 firma contrato con una nueva disquera, Ariola, que recién iniciaba operaciones en México. Con esta nueva empresa se consagró con la producción Reencuentro (1977), de la cual se convierten en éxitos temas como Gavilán o paloma y El amar y el querer, con la cual obtiene Discos de Oro y de Platino, en lo que fue su primer trabajo con el productor y compositor español Rafael Pérez Botija.

En 1983 graba en España su más exitoso álbum, Secretos, el cual fue nominado como Best Latin Pop Performance en los Grammy Awards de 1985. Así, A partir de la década de 1990 y de su divorcio, José vive una vida intensa y gracias a sus amigos, lograron rehabilitarlo. El vértigo de sus hábitos lo llevó a un deterioro físico, que culminá en en 16 enfermedades, que cusaron su muerte el pasado el 28 de septiembre en Miami.