‘Todas las pecas del mundo’ Los 90’s están de regreso

‘Todas las pecas del mundo’ Los 90’s están de regreso

374
0
Compartir

Una historia que nos habla de forma honesta sobre amor, amistad y futbol; apta para los nostálgicos y todas las edades

 

 

Harry Plus (@elharryplus)

 

Calificación: Buena (3 estrellas de 5)

 

Sería mentira si dijera que no produce emoción y anhelo hablar sobre una época en la que se desarrollaron avances significativos en cuanto a la cultura popular, un cambio generacional que nos dejó el nacimiento de grupos como Oasis, Backstreet Boys, Pearl Jam, Blink-182, Spice Girls Kabah, Onda Vaselina, entre otros, además de la creación de consolas tales como la ‘Super Nintendo’, ‘Game Boy Color’ o ’PlayStation’. Qué decir del surgimiento de los ídolos juveniles en telenovelas o series norteamericanas, así como el ser considerada la era de las supermodelos y las boyband. Es por eso que al llegar ‘Todas las pecas del mundo’, una película del director Yibrán Asuad, la cual se ambienta en 1994, generará en el espectador más grande, una hermosa nostalgia que le permitirá revivir las memorias de una época que marcó a la humanidad para bien.

Es por eso que nos adentramos en la vida de ‘José Miguel Mota’ (Hanssel Casillas), un chico de 13 años que tiene por afición el inventar diversos objetos que son poco o nada funcionales. Cuando ‘José’ y su familia se mudan a una nueva ciudad y a un nuevo colegio, él se enamorará perdidamente de la chica más guapa y popular, ‘Cristina Palazuelos’ (Loreto Peralta). Aunque para su “mala suerte”, su chica ideal tiene una relación con la persona más cool de la escuela, ‘Kenji’ (Luis de la Rosa). En plena fiebre mundialista (la cual nos permite sufrir de nueva cuenta la eliminación de México en EUA ’94), ‘JM’ tendrá que luchar por su honor y el amor de ‘Cristina’ a través de un Mundialito organizado por su profesor de Educación Física. Ahí, junto a su entrañable grupo de amigos, demostrará de lo que es capaz con tal de conseguir su menta ante los ojos de toda la secundaria.

Es en este apartado en donde encontramos lo más importante e interesante de la película, el mensaje sobre la vida y lo que implica ser un joven en plena transición, con los desvaríos que representa el primer amor, la lucha para demostrar nuestra valía y el significado de la amistad verdadera. Situaciones que nos pondrán dentro de los zapatos de los personajes, pues al final todos hemos vivido historias similares. Yibrán nos brinda la oportunidad de empatizar y esbozar una sonrisa de nuestro rostro al recordar nuestras propias experiencias. Las indecisiones, el colegio, el recreo, los días calurosos, el peligro que representa la jungla conocida como “Escuela”, los sueños y la rutina de la niñez, son elementos que utilizan el vehículo del deporte, en especifico el futbol, para narrar una historia pura y emotiva, cargada de nostalgia y elementos representativos que trasladarán a los espectadores hacia la época de los protagonistas.

Como complemento se encuentra el reparto de los niños compuesto por los mencionados Hanssel Casillas, Loreto Peralta y Luis de la Rosa, en compañía de Andrea Sutton, Marcelo Barceló, Emiliano Castro, Alejandro Flores, entre otros. Quienes emanan el aura requerido para encontrar la veracidad del ambiente establecido, pues al final del día se logra el cometido, encontrar en la pantalla grande a niños siendo niños, con todo lo que ello implica, lo cual genera la conexión directa con el espectador, permitiendo fortalecer el vínculo de la trama y adentrarnos en los acontecimientos presenciados. Son naturales y se les ve cómodos, honestos y alegres, no cabe duda que se transmite la energía creada tras bambalinas, una armonía que se contagia. Además de que la ambientación y el diseño de producción encuentra un trabajo pulcro y bien ejecutado, teletransportando con inmediatez al año en turno.

A pesar de que la historia nos habla sobre ’José Miguel’, no cabe duda que por momentos la cinta se siente perdida o ahonda en temas innecesarios, confundiendo sobre su linea argumental central, perdiendo la atención conforme avanza su metraje, pues no se encuentra un elemento sustancial que nos indique que la cinta irá más allá de su cometido, y es que desafortunadamente, aunque su intención es noble y justa, quedará en un simple regocijo del corazón durante su proyección y a los pocos días de verla, quedando en el olvido inevitable. Otro inconveniente lo encontramos con la presencia del reparto adulto, pues se muestra carente de emociones, pasando totalmente desapercibidos e incluso creando algunos disgustos en cuanto a su interacción con los pequeños.

Además, encontramos un ligero infortunio con su construcción, pues difícilmente las nuevas generaciones podrán simpatizar con los elementos plasmados en pantalla, ya que las circunstancias escolares y sociales hoy en día son totalmente distintas a las de hace 25 años, y si bien el amor y la amistad han estado y estarán presentes a través de la historia, la forma en la que ambas de desenvuelven cambia radicalmente dependiendo del año en el que nos encontremos, por eso la historia sin duda apela en su mayoría a las personas que vivieron su juventud en los años 70’s, 80’s y 90’s.

 

El director Yibrán Asuad cumple con lo que promete, ’Todas las pecas del mundo’ es una historia destinada para alegrar a quien la ve, utilizando los elementos primordiales que generan la chispa de la vida en un adolescente como el amor y la lucha escolar, para crear un fuerte vinculo con el espectador, quien tomará los diversos elementos presentes como sonidos, imágenes o situaciones para revivir sus propias experiencias, y aunque no estamos ante una producción excepcional que pasará a la historia como una de las grandes de la cinematografía nacional, si encontraremos una trama noble que te sacará una sonrisa pura y dará un aire cálido a tu corazón.