¡Indiciados!

¡Indiciados!

394
0
Compartir
Hugo Hernandez

Vaya problema que hay al interior del PRI CDMX. Con el cambio de dirigencia nacional, sus militantes esperaban una estrategia clara rumbo a las elecciones intermedias del 2021, pero la sorpresa fue otra, pues además de la inoperancia de su actual líder Francisco Olvera, se destapó que un presunto indiciado maneja los hilos de todo el priísmo.

Cuentan que Alejandro Moreno, presidente nacional del partido y Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, controlan a su antojo al PRI nacional y en la CDMX respectivamente, con trinquetes gansteriles y dándole la espalda a los ya muy pocos, pero fieles militantes al partido, cerrándole la puerta a la democracia.

Incluso, hay personajes en el PRI CDMX que sólo cobran pero no trabajan, ni tienen el contacto con las bases, profundizando la crisis que hay en el partido, y desaprovechan la oportunidad de reconciliarse con sus bases.

Ahora, para renovar el Consejo Político del PRI capitalino, pusieron un sin número de candados para evitar que militantes participen en una elección democrática, con lo cual y ante la complacencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI se entierra cada día más a este instituto político.

Muy importante para la militancia y la opinión pública, será conocer la posición del TRIFE, después de ver que ante la resolución que emitiera a favor del exlegislador Sergio Jiménez, en la cual se ordena que la elección para renovar el Consejo Político del PRI de la Ciudad de México la  debe llevar el Presidente Nacional del PRI y no Francisco Olvera.

QUIEN se puso las pilas y anda como trompo en la grilla interna del PAN es Genoveva Huerta, actual dirigente de los panistas poblanos y quien ha mantenido mucha cercanía con sus diputados y líderes locales, con la finalidad de romper y desestabilizar al Gobierno de Miguel Barbosa, ya que, de acuerdo a la panista y cercana a la familia Moreno Valle, el favorito de Morena se ha dedicado a desmantelar y bloquear todo tipo de avances alcanzados por las últimas administraciones, que ella dice, han sido de alternancia pura.

Compartir
Artículo anterior¡Descontrol!
Artículo siguienteEspino… se va