Viajes infernales

Viajes infernales

200
0
Compartir

CIUDAD DE MÉXICO.– Filiberto Cortés Castillo, de 46 años de edad, conductor de un auto Uber, volvió a nacer, pues nunca se imaginó que un viaje que le solicitaron por la aplicación se convertiría en un infierno, ya que los supuestos clientes los secuestraron y mantuvieron cautivo varios días en una casa de seguridad, donde tenían privados de sus libertad a otros choferes.

Con lágrimas en los ojos y dando gracias a Dios y a La Virgencita por estar vivo, Filiberto contó a Grupo Cantón que alrededor de las 3:00 de la mañana le solicitaron un servicio del Metro Tláhuac a un lugar conocido como Cerrillos, en la alcaldía de Tláhuac; por lo que sin sospechar la odisea que viviría, se encaminó al lugar señalado, sin embargo, en el trayecto los dos pasajeros que llevaba lo encañonaron con una pistola, lo golpearon y lo pasaron a la parte de atrás, donde se lo llevaron secuestrado a una casa de seguridad ubicaba en la calle de Puebla 36 y Santa Cruz, de la colonia El Rosario, en el pueblo de San Juan Ixtayoapan, donde tenían cautivos a otros dos conductores, los cuales estaban amarrados y eran golpeados salvajemente por sujetos armados que los custodiaban.

“Me dijeron mi compañeros que ya llevaban tres días encerrados y que los delincuentes no les daban agua ni de comer, por lo que me dio mucho miedo y pensé que nos iban a matar, por eso en un descuido de los delincuentes decidí jugármela y escapar”, recordó Filiberto.

Luego, en un acto de valentía, acudió a pedir auxilio de la policía para que rescataran a sus compañeros de oficio. Fue así como agentes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) implementaron un operativo y detuvieron a nueve asaltantes y secuestradores, entre ellos dos menores y tres mujeres, en la zona de Mixquic en la alcaldía Tláhuac, quienes se dedicaban a plagiar a choferes de la aplicación Uber.