Nada será igual

Nada será igual

271
0
Compartir

Ciudad de México.- Vivir algunos o varios días en condiciones precarias, sufriendo las inclemencias del clima, comer poco y nada, son las quejas recurrentes en la lista de quienes validaron la experiencia Exatlón México.

Sin embargo, Javier Rojo, gimnasta mexicano quien hace algunos días precisamente abandonó el reality show que se disputa en las playas de República Dominicana, asegura que hay otros factores que pueden ser más determinantes, sobre todo antes de aceptar un reto que, ya todos saben, será extremo por todas las carencias.

Y es que Rojo, en entrevista con Grupo Cantón, comparte que para él lo más complicado fue decidirse a ser parte de esta aventura, pues la balanza inclinaba ambos lados.

“Lo comentábamos internamente en el Equipo Rojo, tienes mucho que ganar, pero también tienes muchas cosas que perder, y creo que eso es lo más importante, poner las cartas sobre la mesa”.

En lo positivo, Javi acepta “que el factor mediático influye muchísimo, posiblemente las carreras de algunos se disparen, tal vez alguno consiga una mejor forma de llegar a sus objetivos deportivos. Son muchísimos los beneficios, se puede dar a conocer tu trayectoria deportiva, podrás ser muy bueno, pero si no te conoce la gente es muy difícil que te lleguen ofertas de marcas que te quieran ayudar en tu carrera, y todo esto te abre más puertas”.

Del factor negativo, comenta que “dejaste de entrenar el tiempo que estuviste en el programa, probablemente te perdiste alguna u otra competencia que estaba en la línea, o que a veces a los directivos no les parece que entremos a este tipo de producciones, porque entras a un ámbito más mediático, más factor show y no tanto deportivo, podría ser eso lo malo”.

Al final, y luego de que la decisión está tomada y la prueba completada, afirma que “valoro mucho que pude ser parte de Exatlón. Todo estuvo increíble, y me siento muy halagado de haber participado, aunque creo que pude dar más”.